Si estás interesado en conocer nuestra comunidad religiosa, deja tus datos para iniciar un proceso de discernimiento vocacional

Ser Agustino Recoleto

Ser Agustino Recoleto significa vivir la vida cristiana al estilo de San Agustín: teniendo una profunda experiencia de oración, compartiendo la vida en comunidad y trabajando por el Reino de Dios.

El agustino Recoleto busca amar a Dios a través del seguimiento de Cristo casto pobre y obediente, entregándose al servicio de la humanidad, compartiéndolo todo y procurando la felicidad según el ejemplo de San Agustín y la intensidad propia de la Recolección, movimiento de interioridad y radicalidad evangélica

Testimonios Vocacionales

Algunos Religiosos hablan por qué son Agustinos Recoletos:

«Sueño con ser un religioso entregado a Cristo y a la Iglesia en la vida agustino recoleta»
Jeison Javier Barrios, agustino recoleto

«La decisión de conocer nuestra verdadera vocación”»
Andrés Aguilera

«Ver la vivencia comunitaria de los Agustinos Recoletos fue lo que me hizo dar el impulso»
Alberto Valecillos Agustino Recoleto

«Me llamó la atención la dimensión comunitaria de los Agustinos Recoletos”»
Cesar Ulises Irigoín Agustino Recoleto

Nuestro Carisma

El carisma agustiniano se resume en el amor a Dios sin condición, que une las almas y los corazones en convivencia comunitaria de hermanos, y que se difunde hacia todos los hombres para ganarlos y unirlos en Cristo dentro de su Iglesia. Son tres pues los elementos esenciales del carisma: Contemplación, Fraternidad y Apostolado.

Contemplación: Regresando siempre al Corazón

Una de las riquezas más grandes del carisma agustiniano es la interioridad. Agustín luego de estar alejado de Dios, descubre que él siempre lo esperó en su interior. Por esto escribe en las confesiones:

¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Y he aquí que tú estabas dentro de mí, y yo fuera, y por fuera te buscaba; y deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste. Tú estabas conmigo, más yo no estaba contigo. San Agustín (Conf. 10, 27, 38).

“La especial vocación del agustino recoleto es la continua conversación con Cristo, y su cuidado principal es atender a todo lo que más de cerca lo pueda encender en su amor. El hombre, por la soberbia se aparta de Dios; cae en sí mismo y resbala hacia las criaturas, disipándose en la dispersión de las cosas temporales. Sólo con la ayuda de Cristo, mediante la purificación por la humildad, puede el hombre recogerse y entrar otra vez en sí mismo, donde comienza a buscar los valores eternos, reencuentra a Cristo y reconoce a los hermanos. Ésta es la interiorización trascendida agustiniana, principio de toda piedad”.

Fraternidad: Hacer realidad el gran sueño de San Agustín

El gran sueño de San Agustín después de su conversión fue poder vivir en comunidad, de hecho su vida de siempre estuvo marcada por la amistad y la fraternidad. Sus amigos Alipio, Verecundo, Nebridio, Evodio y Posidio, siempre estuvieron a su lado en su búsqueda y caminar hacia Dios.

Siendo obispo dijo en uno de sus sermones “No quiero salvarme sin vosotros” (Serm, 17), palabras que muestran la profundidad con que concibe el caminar cristiano, no como un proyecto individual sino comunitario. El lugar donde Agustín se inspiró para vivir la comunidad fue la sagrada escritura concretamente el libro de los Hechos de los Apóstoles, que narra la vida de las primeras comunidades cristianas luego de la ascensión de Jesús al cielo.

Apostolado: Dimensión Apostólica del Carisma

El primer apostolado del Agustino recoleto es su propia comunidad, ya que conservar la unidad es de por sí una tarea delicada. Pero además, el Agustino Recoleto vive y se conecta con la situación y el momento que viven los demás, está atento a las necesidades, es sensible a los problemas actuales. En virtud de esta disponibilidad ejerce la tarea que se le indique en bien de la Iglesia con decisión, alegría, disponibilidad y responsabilidad.

Los Agustinos Recoletos ejercen su apostolado en más de 209 parroquias, 50 centros educativos educando más de 82.000 estudiantes, es la responsable de la evangelización en 8 territorios de misión, ubicados en siete países diferentes: Brasil, Colombia, China, Cuba, Perú, Panamá, Taiwán y Sierra Leona.