Seis jóvenes realizaron el pasado 30 de junio la profesión religiosa como Agustinos Recoletos en Filipinas. Son los primeros de los 27 que lo harán este 2018. Una vez finalizado el noviciado se incorporan, como profesos de votos temporales, a los 72 jóvenes que actualmente en la Orden se encuentran en esta etapa

La Orden de Agustinos recoletos recibió el pasado viernes a seis nuevos profesos en Filipinas. En el Noviciado San Ezequiel Moreno, en Antipolo City, realizaron sus votos temporales como agustinos recoletos. Comienzan una nueva etapa formativa donde irán aprendiendo a enfrentar los retos de una vida pobre, casta y obediente. Tras los años de estudio de la teología y un tiempo de experiencia de integración comunitaria y pastoral podrán consagrarse para toda la vida.

Helfrid Palmis y Dagle, José Enrico Gallego y Villaluz, Renz Calex Soriano y Cojamco, Nero Bautista y Facelo, Rey Jae Quevedo y Yu y Johben Rodríguez y Manalo. Nombres concretos; personas concretas. Jóvenes de hoy. Religiosos hoy. Es su primer “sí” a Cristo, definitivo y para siempre, y a la vez temporal, porque se comprometen los próximos años a modular mente, corazón y espíritu con el de Jesucristo, de tal modo que en unos años públicamente reciten con la profesión solemne lo que ya portan en el deseo y el compromiso. Una vez concluido el noviciado, seguirán su formación como profesos en el teologado.

La profesión de los votos, que presidió en Filipinas el Prior provincial de la provincia de San Ezequiel Moreno, Dionisio Selma, no será la única. El próximo 4 de agosto, otros 16 jóvenes la realizarán en Monteagudo (Navarra, España). Y para final de año otros 5 en Colombia, en el noviciado del Desierto de la Candelaria.

En la etapa de teologado hay actualmente 72 agustinos recoletos. 54 de ellos se encuentran en Filipinas, en las dos casas de formación de España y en Colombia. Otros 18 -12 formados en España, 4 en Colombia y 2 en Filipinas- se prepararán durante este mes de agosto en Granada (España) para su Profesión solemne.

Algunos de los novicios agustinos recoletos de Monteagudo comparten su experiencia. Distintas historias sobre cómo conocieron la Orden y cómo viven su etapa en el noviciado

En el noviciado de Monteagudo (Navarra, España), uno de los tres que tiene la Orden de Agustinos Recoletos en el mundo, hay actualmente 16 jóvenes que avanzan en su proceso vocacional. Pronto, si así lo desean, dará el primer sí a Cristo al realizar la profesión simple. Con historias distintas pero con un mismo objetivo, algunos de los novicios han compartido sus experiencias en el noviciado. Varios coinciden en la forma en que decidieron ser agustinos recoletos: a través de las Juventudes Agustino Recoletas (JAR). Es el caso de Esteban, César y Esteban Medina. Los tres pertenecieron a comunidades JAR en Argentina -el primero y el tercero- y en Venezuela. “La experiencia de la vida comunitaria me acercó a la Orden”, cuenta Esteban Medina.

Ante la pregunta de qué fue lo que más les gustó del carisma agustino recoleto, casi todos los novicios destacan la vida comunitaria. Para César, fue algo más: “A mi me enamoró de la Orden esa capacidad que tiene para hacer de todo una misión buena”. A Jesús le gustaron lo que denomina las tres “C”: caridad, ciencia y comunidad. Sobre esto mismo, Esteban recuerda una historia que le ocurrió en Argentina: “Una vez charlando con un compañero de Teología en la Universidad de Buenos Aires, me dijo ‘ustedes son religiosos verdaderamente humanos'”. Resume que fue eso lo que vio él mismo la primera vez que se acercó a los Agustinos Recoletos. André es brasileño. El carisma agustino recoletos le gustó por la “interioridad”. “Nos permite conocer a uno mismo y la comunidad de Jesucristo”, dice. Es lo que José Antonio resumen en “aprender a respetar, a compartir; un reto”.

¿Qué hacen los novicios en el noviciado? “Es una experiencia muy grande”, analiza Esteban, que destaca “la oración y vivir con los hermanos”. La experiencia del noviciado también destaca por la multiculturalidad. “Ves como tanto hermanos de otros países sienten lo mismo que yo”, dice César. La reflexión más completa puede ser la que realiza Esteban: “Continuar con el encuentro con uno mismo”. 

 

Como parte del Plan de Formación de los Frailes Profesos, el Secretariado ha organizado del 11 al 15 de junio, en el Desierto de la Candelaria, el II Taller de afectividad, dirigido por la Asociación de Laicos por la Madurez Afectiva y Sexual: ALMAS; que tiene como fin, ofrecer una formación humana integral que permita generar un impacto positivo en las diferentes comunidades.

 

El Jueves Santo Jesús instituyó el sacramento de la Eucaristía en la Última Cena. Desde el monasterio de clausura del Corpus Christi, en la festividad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, la Hna. María Alicia Correa cuenta qué supone Jesús Sacramentado para las Monjas Agustinas Recoletas

Para una monja contemplativa, hablar de la eucaristía es decir del centro de una vida consagrada a Dios por Amor, en el Amor y para el Amor. La festividad del Corpus Christi es el tiempo privilegiado para tener presente a Jesús, porque, junto al Jueves Santo, es el momento en el que conmemoramos los tres regalos que Él nos deja; el sacerdocio, la eucaristía y el amor fraterno. Desde el claustro sube la oración de las monjas como el incienso en su presencia escuchando en palabras de san Agustín: “No prepares el paladar, sino el corazón” (sermón 131,1). Dentro de un convento de clausura, hablar de Jesús eucaristía es como hablar del sol en plena primavera, de ese sol que calienta, que hace reverdecer dando colorido a los campos, esmaltándolos de belleza como prolongación de un pálido reflejo de su Creador. Jesús eucaristía en el Corpus Christi se vuelve el pan más rico del cielo hecho cuerpo, sangre, alma y divinidad delante de la monja, de esa su esposa consagrada que también le presenta su cuerpo, sangre, alma y humanidad para que sea elevada y redimida en Él, por Él y sólo para Él.

Jesús eucaristía expuesto en el Santísimo Sacramento es el pan vivo bajado del cielo, un pan que se hace uno como nosotros para vivir en los entresijos de nuestra vida, para enseñarnos a amar como Él, para hacernos pan partido y repartido en y para la comunidad. Siendo sacramento de comunión en donde muchos granos se hacen uno sólo. Un pan que viene hasta nosotros a enseñarnos cómo se sirve y no a ser servidos, a decirnos con su ejemplo cómo se ama, pero no superficialmente, sino hasta el extremo, no sólo con sentimientos hermosos, no únicamente con bellas palabras, sino yendo más allá, aprendiendo a ser siervos como él y tener la valentía de “agacharnos” y “ceñirnos” la toalla como él lo hizo para estar siempre a los pies de las hermanas y de los hermanos. Y lavarlos, besarlos, acariciarlos porque “cuando amamos al prójimo limpiamos los ojos para ver a Dios” (Comentario al evangelio de san Juan 17,8). Es hermoso vivir el reto diario de saber ser eucaristía para los otros, manifestado en las múltiples maneras de amar, dando rienda suelta a la creatividad y a la aventura de pedir ser otras hostias y teniendo los mismos sentimientos de Jesús manifestado en gestos concretos.

El sol de la eucaristía nos revela a través de sus rayos ese calor, esa gracia de la que primero hemos sido inundadas, para después ser vivos testigos de su amor. Así la monja se entrega, se muele, se transforma en  polvo enamorado y se hace pan, en la cotidianidad de su vida, en medio de sus hermanas, entre los hombres con los que se relaciona y se llegan a ella, a su pobreza a pedir oraciones, a beber de la fuente que es Cristo, de cuyas aguas ha sabido antes beber ella misma para intentar ser canal, y a saciar el hambre de Verdad de sus hermanos y de cuyo pan ha procurado alimentarse antes para después saber nutrir del verdadero alimento que sacia y hacer de él un instrumento de Su paz, de Su amor y liberación, sabiendo que “cuando se come a Cristo se come la Vida” (Sermón 112,4-5).

La eucaristía es la cátedra desde donde la monja aprende a mirarse y a ser mirada para poder ver a los demás no con sus propios ojos sino con los ojos de Dios. Ella también quiere ser pan y vino y llegar a tener los mismos sentimientos que Cristo el Señor, la persona que le ha hecho experimentar eso de “Me amó y se entregó por mi” (Gal 2,20). Desde allí sabe que su vida debe ser alabanza de Su gloria, a ello ha dedicado su existencia. La eucaristía en el Jueves Santo enciende su pasión por Dios y le hace cantar, adorar y sublimar su presencia hacia Él. “Cantar es propio de quien ama y la voz del cantor amante es el fervor de un amor santo” (Sermón 336).

Por Hna M. Alicia Correa Fernández – Monasterio Stmo. Corpus Christi de Granada (España)

El 12 de junio, llegarán a Colombia las hermanas fundadoras del nuevo monasterio Nuestra Señora de la Candelaria en COLOMBIA, acompañadas por la Madre Federal de México. Desde ya ¡Bienvenidas!

El sábado 19 de mayo desde las 8:30 am hasta las 12 m, estuvo reunido el equipo de MULTIPLICADORES DE EJERCICIOS ESPIRITUALES AGUSTINANOS, en una jornada de formación: paradigma para los ejercicios y se dió el tema de los retiros "recostados sobre el pecho de Jesús, la intimidad con el maestro", dirigido por Fray Jairo Orlando Soto Moreno. Participaron 19 personas, 16 laicos y 3 religiosos OAR.

Con el domingo de Resurrección finalizó en el Seminario Mayor Filosofado de La Linda, Manizales, el encuentro vocacional de aspirantes, contando con la participación de 29 jóvenes provenientes de: Cúcuta, Manizales, Pasto, Boyacá, Bogotá, Bucaramanga y Medellín, bajo la coordinación de Fray Gustavo Adolfo Sánchez Aguirre, promotor vocacional y los Frailes promotores Fabián Caraballo Meza, Jhon Fredy Reyes Campo y Fredy Bedoya Betancur; además el apoyo de Fray Jhon Eduard Olarte Murillo. ¡Fue todo un éxito!

 

Semana-vocacional-2.jpg

Desde el domingo de ramos hasta el 1 de abril, en el Seminario Mayor Filosofado de La Linda, Manizales, tendrá lugar el encuentro vocacional de aspirantes, contando con la participación de 32 jóvenes provenientes de: Cúcuta, Manizales, Pasto, Boyacá, Bogotá, Bucaramanga y Medellín, bajo la coordinación de Fray Gustavo Adolfo Sánchez Aguirre, promotor vocacional y los Frailes Fabián Caraballo Meza, Jhon Fredy Reyes Campo y Fredy Bedoya Betancur, promotores; además el apoyo de Fray Jhon Eduard Olarte Murillo.

El pasado 19 de marzo, los Frailes estudiantes de teología de la casa de profesos, junto al Prior Provincial, Fray Albeiro Arenas Molina; Fray Javier González Velásquez, ecónomo provincial y Fray Héctor Manuel Calderón Muñoz, maestro de profesos; visitaron y conocieron con lujo de detalles las instalaciones del Palacio de Nariño, residencia del Señor Presidente de la República en Bogotá.

Una parte importante de una formación integral es compartir con los hermanos y hermanas en la fe. En esta oportunidad el Teologado OAR visita a las Hermanas Concepcionista de Suba para pasar un tiempo de calidad juntos. Damos gracias a Dios por estos espacios de integración y amistad.

 

 

 

teologado2.jpg