Fray GERMÁN ANDRÉS RODRÍGUEZ HERRERA, se encuentra por 1 mes en la curia provincial, Bogotá adelantando estudios de doctorado en Teología en el CEBITEPAL y la UPB. ¡Buen trabajo doctoral!

 

Diez agustinos recoletos participan desde hace varias semanas en el curso de preparación para la profesión solemne. Está siendo una experiencia de comunión con otros hermanos, de encuentro consigo mismos y con Dios.

El curso de preparación para la profesión solemne reúne en España desde el pasado 24 de junio a diez jóvenes agustinos recoletos de hasta seis nacionalidades. Es esta diversidad de procedencias lo que a muchos de sus participantes más les está ilusionando. Pedro, agustino recoleto brasileño, afirma que en el curso ha encontrado «hermanos de otros países y compartimos la alegría y la experiencia de ser agustinos recoletos en el país en el que cada uno está trabajando».

Como Pedro, cada religioso que se prepara para su sí definitivo a Cristo en el curso está viviendo intensamente estas semanas de formación. Cada una de ellas está dedicada a contenidos básicos de la fe y el carisma agustino recoleto. «Dedicamos una semana a la sabiduría de la interioridad; otra semana, a la sabiduría de la eclesialidad; y otra, a la sabiduría de la comunidad», explica Javier Monroy, presidente del Secretariado General de Espiritualidad y Formación, responsable de estas jornadas.

 

Hay incluso actividades que podríamos pensar que salen de lo formativo pero que también son fundamentales. Durante esta semana, todos -formadores y formandos- realizan el Camino de Santiago. «Es una especie de ejercicios espirituales, pero caminando», bromea Monroy, quien explica que el objetivo es «internalizar lo que nos dice San Agustín de ser peregrinos en la vida, que estamos en proceso y que seguimos caminando».

El proceso actual en el que se encuentran estos jóvenes religiosos se acaba, según Antonio Max. Para él, el curso previo a la profesión solemne es un momento especial porque «estamos cerrando un proceso y abriendo otro». En esta situación, es necesario reflexionar el proyecto de vida. Hugo, de Costa Rica, afirma que el curso de preparación de la profesión solemne «es un tiempo para pensar en mí, para pensar en lo que la Orden me pide y me ofrece, y qué le puede ofrecer yo a la Orden».

Estas semanas -previas a la profesión solemne de los votos- favorecen el encuentro personal con Cristo, además de desarrollar diferentes aspectos del carisma agustino recoleto. «El hecho de cuestionar la identidad y mi sentido de pertenencia a la Orden me hace, no solo querer hablar de ella, sino amarla cada día más», confiesa John Eduard, colombiano. Fernando, de Brasil, asegura que durante estas semanas «veo que Dios llama a dar razones verdaderas que salen del corazón, que no sean el simple gesto de ser agustino recoleto sino una llamada verdadera».

Diez agustinos recoletos se preparan durante seis semanas para su sí definitivo a Cristo como religiosos. Se trata del curso de preparación para la profesión solemne.

La profesión solemne de los votos pone fin a la etapa preparatoria del recorrido vocacional. Es el momento en el que los religiosos agustinos recoletos dicen sí de manera definitiva al llamado de Cristo. Así culmina un largo proceso que lleva años de esfuerzo, reflexión y formación. Cercanos al final de ese camino se encuentran los diez jóvenes que participan, desde el pasado 24 de junio, en el curso de preparación para la profesión solemne, organizado por el Secretariado General de Espiritualidad y Formación.

Durante seis semanas, los religiosos procedentes de Filipinas, Colombia, Costa Rica, Brasil, Nicaragua y México ahondan en su decisión de seguir a Cristo como agustinos recoletos, y reflexionan sobre la dimensión de esta decisión y lo que supone esto para sus vidas. En este tiempo irán recorriendo los diversos aspectos base del carisma agustino recoleto: la sabiduría de la interioridad, la sabiduría de la eclesialidad y la sabiduría de la comunidad; ser peregrinos volviendo una y mil veces al corazón para encontrarse con la verdad, donde habita el Maestro interior.

La conclusión de este curso será el proyecto personal de vida, apuntando al crecimiento en los puntos que fundamentan y construyen al religioso agustino recoleto.

Para la labor formativa y el acompañamiento de los jóvenes, el Prior general ha designado un equipo formado por los agustinos recoletos José Gabriel Rodríguez, Kenneth Onda y Javier Monroy. Son los encargados de realizar el camino junto a estos jóvenes, de acompañarlos en este momento formativo, previo a la entrega definitiva de su vida al Señor.

Los religiosos se formarán en los aspectos relativos a la vida religiosa agustino recoleta -contemplación, comunidad, apostolado, castidad, pobreza y obediencia-, así como en la comunicación en valores o la dimensión social de la Orden de Agustinos Recoletos. Además de formación, las seis semanas traerán consigo la experiencia de peregrinar a Lourdes o a Santiago. Realizando el Camino de Santiago podrán experimentar de modo concreto lo que San Agustín invita a vivir: somos peregrinos junto a Jesucristo peregrino, que se encarna para acompañar a todos los peregrinos del mundo.

La primera semana estuvo centrada en la sabiduría de la interioridad. El agustino recoleto Carlos González Castellanos, facilitador en esta temática, ayudó a entender el proceso humano y espiritual de entrar dentro de cada uno y trascender. Este es el camino contemplativo que es propio de un religioso: vivir desde el hombre interior, ruta propia del ser agustino recoleto, que identifica y forma con Cristo, y en el que peregrina con los demás hombres.

El agustino recoleto Kenneth Onda ha introducido la sabiduría de la eclesialidad en la segunda semana. Es la segunda gran columna del carisma agustino recoleto. Temas como el sentido de pertenencia, qué es la recolección, crecer en el amor a la Iglesia, y entender el sacerdocio como servicio con los temas que se ofrecen a los participantes como esenciales para crecer carismáticamente.

Antonio Max Oliveira, Fernando Ferreira, Pedro Santos da Silva, Hugo Badilla, Héctor de Jesús Molina, Jordan Tijerino, Cristito Rey Pulga Tepace, Virgilio Cruz Calalang Jr, Ingemar Darío Duran Barreto y John Eduard Olarte Murillo son los jóvenes agustinos recoletos que participan en estas jornadas. Todos ellos han sido aceptados por sus respectivos priores provinciales para emitir la profesión de los consejos evangélicos para toda la vida.
 

La preparación para el sí definitivo a Cristo 2.jpg

La preparación para el sí definitivo a Cristo 3.jpg

Del 24 de junio al 3 de agosto, el Secretariado general de Espiritualidad y Formación, coordinado por Fray Francisco Javier Monroy, ha organizado el curso de «preparación próxima especial para la profesión Solemne», que se realiza en el Seminario de Monachil, Granada, España. Por parte de la provincia participan los Frailes: INGEMAR DARÍO DURÁN BARRETO y JHON EDUARD OLARTE MURILLO. ¡Buen trabajo!

 

En el quinto artículo de Formación Permanente 2019, el agustino recoleto Fabián Martín explica cómo vivir la comunión y la fraternidad en la comunidad de religiosos 

Ver artículo en PDF (ESP)

Introducción

Desde el momento en que comencé a darle vueltas a este asunto de la comunión entre la vida religiosa y las Iglesias particulares, inevitablemente mi pensamiento voló una y otra vez a un texto que nos regaló el papa Benedicto XVI a todos los consagrados. En la reunión de la asamblea semestral de la Unión de Superiores Generales del 26 de noviembre de 2010, el Papa pronunció, con la agudeza de pensamiento y la capacidad de síntesis que lo caracterizan, un bellísimo Discurso sobre el futuro de la vida consagrada. Y dijo:

Considerar el futuro de la vida consagrada ha significado reflexionar sobre el sentido mismo de su vocación, que conlleva, ante todo, buscar a Dios, quaerere Deum: por vocación son buscadores de Dios. A esta búsqueda consagran las mejores energías de sus vidas. Pasan de las cosas secundarias a las esenciales, a lo que es verdaderamente importante; buscan lo definitivo, buscan a Dios, mantienen la mirada dirigida hacia él. Como los primeros monjes, cultivan una orientación escatológica: detrás de lo provisional buscan lo que permanece, lo que no pasa.

Buscan a Dios en los hermanos que les ha dado, con los cuales comparten la misma vida y misión. Lo buscan en los hombres y en las mujeres de nuestro tiempo, a los que son enviados para ofrecerles, con la vida y la palabra, el don del Evangelio. Lo buscan particularmente en los pobres, primeros destinatarios de la Buena Noticia (cf. Lc 4,18). Lo buscan en la Iglesia, donde el Señor se hace presente, sobre todo en la Eucaristía y en los demás sacramentos, y en su Palabra, que es camino primordial para la búsqueda de Dios, nos introduce en el coloquio con él y nos revela su verdadero rostro. ¡Sean siempre buscadores y testigos apasionados de Dios!

Por vocación, los consagrados son buscadores de Dios; por vocación, los consagrados son testigos apasionados de Dios. La vida consagrada pertenece sin discusión, como bien dijo el Concilio Vaticano II, a la vida y santidad de la Iglesia (cf. LG 44). Por su condición de discípulos misioneros, los consagrados salen de sí mismos para ir a buscar a Dios en los hermanos que él mismo les ha dado, y con los cuales comparten la vida y la misión. De hecho, la misión de la vida consagrada puede adquirir muchísimas formas y estilos, pero este género de vida reviste un elemento esencial: ser un regalo de Dios a su Pueblo en camino para la comunión. En este sentido, los consagrados se esfuerzan por vivir y cuidar la comunidad, y abren espacios para acoger el don de la comunión y crecer en ella junto con todos los que formamos la Iglesia.

A esta última afirmación –la vida religiosa consagrada es vida fraterna en comunidad que entrega a las Iglesias particulares la pedagogía de la comunión– dedicamos las páginas de esta reflexión. Para ello, partiremos de los conceptos sobre vocación y misión en un sentido bíblico, y después trataremos de aterrizarlos a lo específico de la vida religiosa consagrada. A continuación, navegaremos por el pensamiento de san Agustín relacionado con su legado sobre la misión de los siervos de Dios en la Iglesia. Dando un paso más, examinaremos algunos aspectos acerca de la misión que se gestaron en la reforma agustiniana del siglo XVI y que se plasmaron en la Forma de vivir de los frailes agustinos descalzos.

Una parte amplia de esta reflexión bebe de las fuentes del magisterio de la Iglesia en torno a la comunión en la vida consagrada. En concreto, nos centraremos en la teología que germinó en el Concilio Vaticano II y que en el postconcilio se fue poco a poco desarrollando, hasta llegar a dar frutos maduros en nuestros días. Asimismo, hacemos una especial mención del documento conclusivo de la V Asamblea del Episcopado latinoamericano en Aparecida. Allí se recuperó la dimensión discipular de la vida cristiana y se sacaron conclusiones muy lúcidas para la comunión en las Iglesias locales entre las distintas vocaciones.

Asimismo, con el objetivo de plantear propuestas concretas de comunión en las Iglesias particulares entre las diversas formas de vida cristiana y la vida religiosa, retomamos algunas de las notas específicas tanto de la vocación laical como del ministerio ordenado y las ponemos a dialogar con las propias de la vida consagrada. Y dado que la comunión es también un asunto que atañe a las diversas familias religiosas entre sí, ofrecemos una propuesta de síntesis de comunión entre estas. Por último, a modo de respaldo a algunas propuestas de comunión que se van generando en nuestras comunidades agustinas recoletas, presento varias iniciativas al respecto que pueden llegar a adquirir más fuerza y calado.

Fabián Martín Gómez OAR

Del 24 de junio al 3 de agosto, el Secretariado general de Espiritualidad y Formación, coordinado por Fray Francisco Javier Monroy, ha organizado el curso de «preparación próxima especial para la profesión Solemne», que se realiza en el Seminario de Monachil, Granada, España. Por parte de la provincia participan los Frailes: INGEMAR DARÍO DURÁN BARRETO y JHON EDUARD OLARTE MURILLO. ¡Buen trabajo!

 

Por tiempo de vacaciones, del 9 de junio al 8 de julio, los frailes profesos estudiantes del Seminario Mayor Teologado en Bogotá, realizan la misión en varios ministerios ubicados en las Delegaciones de la provincia así, DOMINICANA los Frailes: Cristian Camilo Castañeda Guzmán, Erich Estuardo García Coti, Sergio Alberto Rojas Hinojosa e Iván René Lindo Cabrales; GUATEMALA los Frailes: Nairo Hernán Lara Malagon y César Augusto Rincón y PANAMÁ los Frailes: Pedro Luis Marte Díaz, Andrés Camilo Páez Sierra, Óscar Alberto Porras Valencia y Alejandro Juan Vásquez Puac. ¡”Ay de mí sí no evangelizare...”!

 

Del 3 al 7 de junio en San Miguel de Sema, finca de la comunidad en el departamento de Boyacá, los FRAILES TEOLOGOS realizaron los ejercicios Agustinianos, dirigidos por Fray Javier González Velásquez, maestro de profesos, así mismo aprovecharon para visitar el ancianato casa hogar San Miguel de Sema, haciendo una recreación con los abuelitos y llevandoles obsequios.

 

Del 5 al 7 de Junio viajaron a MANIZALES los Frailes Albeiro Arenas Molina, Prior Provincial y Jorge Chaparro Caro, ecónomo, con la compañía de Fray Enrique Arenas, visitaron las comunidades locales del Seminario San Agustín en La Linda y la parroquia Sagrado Corazón de Jesús. Compartieron con el equipo de formación, con el Postulantado, con los Frailes enfermos Rafael Castro Moreno y Darío Puerta Cadavid y demás miembros de la comunidad local, así mismo hicieron un recorrido por el centro comercial, edificio de la Comunidad.

 

En el cuarto artículo de Formación Permanente 2019, Tere García Ruiz aborda los retos del carisma agustino recoleto tras la unión de provincias

Ver artículo completo en PDF (ESP)

Introducción

Para escribir este artículo, he tomado en cuenta lo perceptiva que soy de las palabras de nuestros frailes agustinos recoletos. En la primera parte me referiré a las homilías de fray Miguel Miró Miró y de fray Miguel Ángel Hernández Domínguez pronunciadas al final del 2018. Lo hago convencida de que, para ser creadores de comunión, necesitamos escuchar, profundizar y compartir lo que el Espíritu Santo ha soplado en nuestros frailes al inicio de esta nueva etapa que surfea nuestra Orden.

Las provincias se han unido. Esto significa que estructuras anteriores se han sumado unas a otras generando nuevas estructuras. Y la transformación exige, una vez más, como siempre ha sido y como siempre será, la unidad de corazones en uno solo dirigido hacia Dios. Esta es la única razón válida para ser agustinos recoletos y el motor indispensable para vencer todos los retos que se nos presentan. Así seremos creadores de comunión.

En la segunda tomo de la despensa de la revista Santa Rita y el pueblo cristiano (Monachil, Granada) algunos textos –que de mi autoría ha publicado– actualizados,  por considerar que los temas, gracias a las citas agustinianas que contienen, suman a las propuestas tanto de nuestro prior general como de fray Miguel Ángel Hernández Domínguez. Incluyo también una profundización en relación a la amistad y al amor, a fin de revisarlas juntos y renovarnos a partir de la unidad. Deseo alimentar la belleza y la bondad, manifestadas ya en la unión de provincias, y realizar felizmente lo que el papa Francisco espera de nosotros, como Orden agustina recoleta: que seamos creadores de comunión, tal como resonó en la audiencia concedida con motivo del quincuagésimo sexto capítulo general de nuestra Orden.

Tere García Ruiz

InicioAnterior12345678SiguienteFinal
Página 1 de 8