“Los jóvenes no son la esperanza de la Iglesia, son el presente”, dice el Coordinador general de la JMJ Panamá 2019, involucrado en plena preparación para la gran jornada que tendrá lugar en enero del próximo año. En esos preparativos están interviniendo principalmente los jóvenes panameños

A la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Panamá en enero de 2019 tan solo le restan algunos meses. El país de Centroamérica se afana en preparar sus infraestructuras para recibir a millones de jóvenes católicos de todo el mundo. De igual manera, la Iglesia de Panamá se enfrenta al reto de responder desde la pastoral a la JMJ. El Coordinador general del encuentro, Rómulo Aguilar, afirma que “la JMJ será un momento en el que despierte en los jóvenes su deseo de participar en la Iglesia”.

Actualmente, según Rómulo Aguilar, “Panamá está despertando del sueño y tomando la seriedad de la preparación”. Este año, según explica, está siendo frenético aunque importante por lo que el país albergará. Es algo que se nota especialmente en los jóvenes, quienes han tomado la iniciativa y se han involucrado de lleno en los preparativos de la JMJ. Esto, según el coordinador, “trae consigo un tremendo despertar pastoral”. Ante esto se abre un reto por parte de la Iglesia: “es algo que hay que aprovechar”.

Sobre el papel que tienen actualmente los jóvenes en la Iglesia, asegura que darán a la Iglesia “un impulso tremendo” a raíz de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud, en la que estarán presentes las Juventudes Agustino Recoletas. “No son la esperanza de la Iglesia, son el presente; necesitamos de ellos”, indica. “Ya está bueno de que pensemos que la Iglesia es para la gente mayor; no los vamos a excluir y son necesarios”, dice, aunque recalca que “el aporte de los jóvenes es de un valor tremendo”.

El próximo 7 de junio se conmemorarán 20 años de JAR Colombia 1998 – 2018, celebraremos Eucaristía de acción de gracias, a las 7 pm en la Parroquia San Nicolás de Tolentino, Agustiniano Norte. ¡Todos invitados!

 

El arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa, manda un mensaje a las Juventudes Agustino Recoletas para que tomen parte de la JMJAR y la JMJ que se celebrará en 2019

De cara a la Jornada Mundial de la Juventud y a la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta, que tendrán lugar en enero de 2019 en Panamá, el arzobispo agustino de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa, ha mandado un mensaje de invitación y agradecimiento a todos los miembros de las Juventudes Agustino Recoletas (JAR).

“Les invitamos cordialmente para que como familia podamos unirnos y sean parte de la gran fiesta con la juventud del mundo en Panamá, para tener un encuentro con Jesús de la mano de María junto al Papa Francisco y desde allí soñando por un mundo y una Iglesia mejor”, dice Ulloa. Dirigido a todos los jóvenes de las JAR, el arzobispo de la ciudad que organizará la JMJ invita en su corto mensaje a todos a participar en las jornadas de enero de 2019. “Los esperamos como Iglesia en esta gran fiesta”, indica. Concluye su mensaje invitando a todos al gran encuentro de los jóvenes católicos en Panamá. “Desde ya, bienvenidos a Panamá”.

Juan Pablo Martínez anima a todos los miembros de las Juventudes Agustino Recoletas a participar de en la JMJAR de Panamá en 2019, un gran encuentro que “nos reunirá a todos como familia agustino recoleta”. Las inscripciones, a través del coordinador de las JAR de cada país, se cerrarán el 30 de mayo

Más de 700 jóvenes aproximadamente se darán cita en enero de 2019 en la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta (JMJAR), que tendrá lugar en Panamá. El Secretariado general de Apostolado Juvenil y Vocacional ya apura los plazos para concretar la celebración del gran encuentro que reunirá a los miembros de las Juventudes Agustino Recoletas (JAR) de todo el mundo. Su presidente, Juan Pablo Martínez, afirma que “el encuentro nos reunirá a todos como familia agustino recoleta, como jóvenes que seguimos a Cristo porque le amamos al estilo de San Agustín”.

Asegura que la preparación está siendo intensa. Después de la reunión mantenida en febrero y en la que fueron elegidos el himno, el logo y la oración de la JMJAR, la siguiente meta está puesta en las inscripciones. Hasta el 30 de mayo tendrán de plazo los jóvenes que quieras participar en el encuentro. Recuerda Juan Pablo que solo se podrá hacer a través de los coordinadores de la comunidad JAR de cada país.

El Secretariado de Apostolado Juvenil y Vocacional ha puesto además a disposición de los jóvenes que participarán en la JMJAR una serie de documentos relacionados con el gran evento. “Nos estamos preparado con una serie de catequesis que irán motivando a los jóvenes que van a participar, para que vayan entrando en sintonía”, indica Juan Pablo Martínez.

¿Por qué participar en la JMJAR? Juan Pablo tiene la respuesta clara: “Porque va a ser una oportunidad de encontrarnos con jóvenes de todo el mundo, de distintas lenguas, pero que nos une la única fe en Cristo; y estrechar los lazos que nos hacen a todos ser una sola familia, con una sola alma y un solo corazón”.

 

Durante este mes de abril nuestra comunidad JAR Medellín estuvo bastante participativa en actividades y en nuestra parroquia de San Nicolás de Tolentino, finalizamos con una maravillosa experiencia de semana Santa. También conmemoramos el primer aniversario de la partida a la casa del padre de nuestra hermana Laura Burgos con un rosario y una Eucaristía por el eterno descanso de ella. Y seguimos trabajando todos en comunidad con miras a tener la posibilidad de participar en la JMJ Panamá 2019.

jar-medellin2.jpg

El Secretariado general de Espiritualidad y Formación organizó en Monachil (Granada) la primera de las tres jornadas de Formación Permanente que tendrán a los jóvenes como tema principal

Los jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional -tema propuesto por la Iglesia para la reflexión este año- fue el asunto principal de las jornadas de Formación Permanente que tuvieron lugar el pasado fin de semana en Monachil (Granada). Fueron las primeras de las tres jornadas que organizará el Secretariado general de Espiritualidad y Formación, abiertas tanto a religiosos agustinos recoletos como a laicos vinculados con los colegios y parroquias de la Orden de Agustinos Recoletos.

Más de 50 personas participaron en las jornadas, la mayoría provenientes de los colegios de Agustinos Recoletos de Granada, Motril (Granada) y Guadalajara, así como de las parroquias y casas de formación. Por primera vez, las jornadas se redujeron a tres días. En la línea de la temática propuesta por la Iglesia y seguida por los Agustinos Recoletos para 2018, las jornadas giraron en torno al papel de los jóvenes en la Iglesia y en la sociedad. En esta línea, las jornadas abordaron la formación, educación y evangelización de los jóvenes en distintos ámbitos.

Las jornadas comenzaron con la presentación del sociólogo Juan María González-Anleo, quien analizó la forma de ser de la juventud española. Sirvió de contexto para comprender la situación actual en la que formadores y educadores deben llevar a cabo su misión. La segunda de las ponencias corrió a cargo del agustino recoleto Carlos María Domínguez, Prior provincial de Santo Tomás de Villanueva. Se centró en la presentación del movimiento en el que la Iglesia está inmersa, con motivo del Sínodo de los obispos sobre los jóvenes. En este sentido, el agustino recoleto comentó la opción que los Agustinos Recoletos deben realizar por el trabajo pastoral y el acompañamiento de los jóvenes.

Cerró las jornadas Víctor Molinero, padre de familia y coordinador de grupos de pastoral, quien regaló pautas para educar en la fe y recorrer un camino de personalización desde el acompañamiento incondicional a los jóvenes. “Estas jornadas nos han servido para pedirle al Señor que nos abra el corazón a la sintonía con los jóvenes, para evangelizar y para acompañarlos en su discernimiento”, afirma Francisco Javier Monroy, presidente del Secretariado general de Espiritualidad y Formación.

A las jornadas de Formación Permanente celebradas en Monachil (Granada) les seguirán las que tendrán lugar en Río de Janeiro (Brasil), del 4 al 8 de junio, y en San Millán (España), del 30 de julio al 3 de agosto.

El segundo número del programa de Formación Permanente de la Orden de Agustinos Recoletos de 2018 analiza el desapego que sienten los jóvenes a la Biblia y la Palabra de Dios. El artículo ha sido realizado por el agustino recoleto Luciano Audisio, quien propone al joven tiempos de silencio y oración al leer las Escrituras para así entender su significado

Ver documento en PDF (ESP)

“Este año, 2018, está marcado para la Iglesia por el próximo sínodo de los obispos sobre los jóvenes, el cual tiene como objetivo mirarlos desde dos perspectivas muy concretas: la fe y el discernimiento. Dos realidades que en el hoy juvenil juegan un papel preponderante. Estamos en la sociedad de la llamada ‘post-verdad’, donde aquellos grandes trascendentales que trazaron gran parte de la historia de la humanidad parecen haberse escondido o haber sido olvidados por lo que el papa emérito, Benedicto XVI, llamaba ‘la dictadura del relativismo’. Ante esta realidad, la fe y el discernimiento para abrir caminos en este mundo son dos armas importantes que el joven podrá enfundar a fin de ver el mundo desde la óptica de lo que está llamado a ser, a partir del bautismo, por Dios.”

Así comienza el agustino recoleto Luciano Audisio el segundo artículo del programa de Formación Permanente de 2018, que el Instituto de Espiritualidad e Historia de la Orden de Agustinos Recoletos dedica este año a los jóvenes. En un artículo extenso y detallado, se destaca el desapego que sienten los jóvenes por la lectura de la Biblia. No obstante, su autor parte de la hipótesis de que es un texto relevante para el joven del siglo XXI.

Es la estructura y el lenguaje complejo que tiene la Palabra de Dios lo que hace desapacible la lectura para el joven, según indica Luciano Audisio. “Una de las principales dificultades que encuentra un joven, y el fiel cristiano en general, es la que genera un primer contacto con la Biblia. Se siente atraído, pero iniciar una lectura no siempre es fácil. Son muchos los datos, los nombres y, sobre todo, el salto de veinte siglos de distancia”, dice. No acompañan los textos que realizan juicios de valor en un contexto histórico muy alejado de la realidad actual que rodea al joven.

Otras de las complicaciones que alejan a los jóvenes de la Biblia es el tiempo. Afirma Audisio que el joven actual busca respuestas -que se encuentran en las Escrituras- pero de forma rápida y clara. Sin embargo, se necesita “la categoría de la escucha” para que “cale hondo” un texto que, según el autor del artículo, es para lectores “atentos y con tiempo”. Por ello, el agustino recoleto propone dedicar tiempos de silencio y de oración al leer la Palabra de Dios. “A la lectura de la Biblia le faltará una parte esencial hasta que la Palabra no sea rezada, no sea respuesta a un Dios que se hace lenguaje y nos habla”, dice.

Asimismo, asegura que los jóvenes no pueden leer la Biblia esperando encontrar fórmulas mágicas para la salvación. “Tomar la palabra en las manos y leerla no es cumplir con la letra de una serie de pasajes, como si fueran fórmulas matemáticas para superar un examen de ingreso al Reino de los cielos. No es eso. Tomar la Palabra de Dios en las manos exige disponerse a escuchar. Requiere hacer un silencio profundo en el interior para que la Palabra se haga camino en la espesura de la cotidianidad y se pueda escuchar su voz de forma clara y sin discusión”, escribe.

Concluye diciendo que la lectura de la Biblia debe envolver al joven en todo su ser para que así suponga una transformación en su vida diaria.

El 21 de abril, Fray Jorge Chaparro Caro, asesor nacional JAR, dio inicio oficialmente, en la Comunidad JAR "ELOHIM" de la ciudad de PASTO a los retiros espirituales "Corazón Inquieto" que se realizarán en todas las comunidades JAR del país durante este año. Pongamos en manos de Dios este trabajo el cual está orientado a que el joven Agustino Recoleto tenga un encuentro más íntimo y personal con el Señor Jesús. ¡Bienvenido el trabajo espiritual con las juventudes!

 

 

El Cardenal de Panamá y el Prior general de la Orden de Agustinos Recoletos analizan el papel de los jóvenes en la Iglesia, en el año de la juventud como principal protagonista por la celebración del Sínodo que analizará su presencia

A la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Panamá, que tendrá lugar en enero de 2019, le resta menos de un año. El gran encuentro de los jóvenes católicos de todo el mundo, que estará precedido por la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta, será el culmen a todo un año de reflexión sobre el papel de los jóvenes en la Iglesia. Durante estos meses, toda la Iglesia analiza cómo están integrados los jóvenes en su día a día, algo que examinarán y preguntarán a ellos mismos los obispos que participarán en el Sínodo que la Santa Sede celebrará en octubre de 2018.

En los preparativos de la JMJ, el Cardenal de Panamá, Mons. José Luis Lacunza, y el Prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró, han respondido a esta misma pregunta: ¿Qué papel tienen los jóvenes en la Iglesia? El Cardenal de Panamá utiliza una frase del Papa Francisco -“sin los jóvenes, la Santa Madre Iglesia se convierte en la santa abuela Iglesia”- para asegurar que la Iglesia ante todo necesita de los jóvenes. “Si queremos revitalizar la Iglesia -dice-, tenemos que hacer une fuerzo enorme para incorporar a los jóvenes”. Afirma claramente que “es cierto que la mayor parte de los jóvenes no están en la Iglesia”.

De esto, Lacunza cree que “parte de la culpa” la tiene la propia Iglesia. “No hemos sabido hacer un proyecto atractivo para los jóvenes para que ellos se sienta invitados a integrarse dentro de la Iglesia”, indica. En este sentido, Miguel Miró afirma que “los jóvenes son la esperanza de la Iglesia” y por la tanto son también “la esperanza de la Orden”. El Prior general sostiene que los Agustinos Recoletos “ofrece el carisma para que lo vivan y encuentren en él a Jesucristo y vivan la alegría del Evangelio”. “En esta misión que tiene la Orden los jóvenes nos pueden ayudar mucho y confiamos en ellos”, resume Miró.

El Sínodo de los Jóvenes será muy importante para adaptar la idea de Iglesia a los jóvenes del siglo XXI. “Vamos a ser capaces de entender qué es lo que ellos nos reclaman, qué es lo que están esperando de nosotros, qué es lo que ellos no quieren de nosotros, qué es lo que rechazan, y a partir de ahí podremos comenzar a pensar cómo les abrimos caminos para que estén en la Iglesia.

 

 La JMJ, una llamada de la Iglesia a los jóvenes

El Cardenal de Panamá lleva varios meses trabajando, junto a todos los obispos panameños, en la preparación de la JMJ. “Son muchas cosas las que se necesitan para el éxito de la JMJ”, dice. Todo ello no sería posible sin los jóvenes. “Ciertamente con un gran colaboración de los jóvenes, todas las comisiones de la JMJ están integradas por jóvenes”.

Los días previos, la Orden de Agustinos Recoletos celebrará la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta. El objetivo que busca el Prior general es que los jóvenes puedan “compartir su fe y transmitir y contagiarse mutuamente la alegría de vivir el Evangelio”.

La inscripción para la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta ya está disponible en la página de la JMJAR.

En las distintas comunidades de Juventudes Agustino Recoletos del mundo se ha vivido intensamente y en unión los días centrales de la Pasión previos a la Pascua

Si hay comunidades agustino recoletas que viven con especial intensidad la Semana Santa y la Pascua son los jóvenes de las Juventudes Agustino Recoletas. En todo el mundo, las JAR han celebrado encuentros, convivencias y celebraciones en los que han tenido la oportunidad de acompañar a Cristo en su Pasión y compartir la alegría de su resurrección; todo ello, en comunidad y unión. En distintos testimonios, jóvenes de diferentes lugares del mundo contaron sus intenciones para estos días. “Voy a dedicarle tiempo al Señor como Él se lo merece y voy a celebrar su Resurrección”. Es el objetivo de una de las jóvenes de las JAR de Lima (Perú).

Jimena Vargas, de las JAR de Santa Rita de Casia, también en Lima, explica que en su caso ha vivido la Semana Santa con su familia y con la comunidad. “Con los chicos el Jueves Santo tuvimos la hora santa, donde hicimos adoración y oración”, cuenta. “Quiero dedicarle tiempo al Señor, ponerme una hora fija para rezar y vivir paso a paso todas las etapas de esta semana”, dice otra de las chicas de las comunidades JAR de Perú.

En Brasil, la Semana Santa también se vive en las JAR. Lo hacen en la Pascua Joven, donde viven conjuntamente y reflexionando los días centrales de la semana y experimentan la alegría de la Resurrección. “Así podemos vivir de forma más plena la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo”.

Una experiencia parecida tienen los jóvenes de las Juventudes Agustino Recoletas de España. Allí organizan dos encuentros: la Pre-pascua y la Pascua. La primera de ellas es “la preparación para llegar fuerte en cuanto a fe y motivación a la Pascua”, según explica Tamara. “Me sirve porque cada año aprendo mucho más”, dice.

Fernando participa junto a su comunidad JAR en las eucaristías, la celebración penitencial y la Vigilia Pascual. “Esta Semana Santa nos han encargado a las JAR encargarnos directamente de la Hora Santa. Estuvimos reunidos en comunidad adorando a Cristo y profundizando en este misterio que es el centro de nuestra fe”, dice.

En Filipinas también se celebra con intensidad la Semana Santa. “Para mi es la conmemoración del amor de Dios”, dice una de las jóvenes de las JAR del país. “El amor de Dios está presente en nuestro corazón y debemos compartirlo con los demás; compartiendo la alegría de la Pascua”, indica.

El Papa Francisco también celebró con los jóvenes la Semana Santa. En esta ocasión, el Domingo de Ramos mandó el mensaje oficial a todos los jóvenes que participarán el próximo año en la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá. “Y vosotros jóvenes, ¿qué miedos tenéis? ¿Qué es lo que más os preocupa en el fondo? En muchos de vosotros existe un miedo de «fondo» que es el de no ser amados, queridos, de no ser aceptados por lo que sois”, les dijo en la carta.