Del 28 al 30 de mayo, en la Comunidad local de Palmira, tendrá lugar el encuentro de Párrocos de Colombia, para estudiar el Ideario de Pastoral Ministerial y los Párrocos Misioneros de Casanare, para trabajar las orientaciones del apostolado misional, todo lo coordina por Fray Pedro Rivas Durán, presidente del secretariado de apostolado. ¡Buen trabajo!

Luego de 19 años de trabajo esmerado por muchos Frailes que fueron destinados a evangelizar en tierras Chilenas, la Provincia de Nuestra Señora de la Candelaria, hace entrega de los ministerios regentados por la OAR allí, por ello Fray Ómar Cárdenas Narváez viajó a La Serena el 3 de mayo, monseñor René Rebolledo Salinas, agradece muy cordialmente a los Agustinos Recoletos el gran servicio pastoral que han prestado por varios años en el mencionado convento y en la parroquia “San Isidro”.

Permanecerá con nosotros el recuerdo de los hermanos y sacerdotes que han servido generosamente en ambas comunidades. La despedida de los Agustinos Recoletos y bienvenida de los Agustinos se realizó con celebración eucarística el domingo 5 de mayo. Fray Ómar fue uno de los religiosos fundadores en Chile y por ello ha sido destinado para hacer el cierre de los ministerios. ¡Gracias Chile por permitir la labor Agustino Recoleta allí!


LABOR CUMPLIDA2.jpeg

Los religiosos agustinos recoletos han continuado con el pueblo venezolano pese a la crisis, que se ha agravado en las últimas semanas. Esto ha hecho modificar su actividad pastoral, pero siempre cercana a la realidad de Venezuela

Venezuela atraviesa una grave situación que ha golpeado los derechos fundamentales de sus habitantes, como la alimentación y la salud. En las últimas semana, esta crisis se ha agravado con numerosos cortes del suministro eléctrico. Las comunidades de frailes agustinos recoletos presentes en el país continúan permaneciendo al lado de su pueblo, viviendo su revitalización y reestructuración desde esta realidad tan compleja y desafiante; están dando testimonio de hombres de fe y de una comunidad viva y abierta, ayudando a todo aquel necesitado.

Eddy Omar Polo, vicario de la Provincia Santo Tomás de Villanueva en Venezuela, señala que son 40 agustinos recoletos los que están en diferentes estados del país atendiendo a nueve comunidades, 15 parroquias, cuatro colegios y una casa de formación. Asimismo, también desempeñan el apoyo social por medio de ARCORES, que les permite la cercanía con el pueblo, fortaleciendo su identidad carismática. «Queremos ser luz y levantar nuestra voz de denuncia ante cualquier hecho que atente contra la vida y los derechos humanos en Venezuela», indica.

Cambios en la vida parroquial

Adelmo Irene Bustamante es uno de los 40 religiosos agustinos recoletos que continúan con el pueblo de Venezuela. Este fraile, natural de Perú, es párroco de la parroquia Santa Rosa de Lima en Maracaibo -estado Zulia-, una localidad de muchos problemas sociales, delincuencia, drogadicción y pobreza. Además, es una de las zonas más afectadas por la crisis venezolana. «La situación del país ha traído como consecuencia realizar cambios a nivel parroquial, como modificar los horarios de las eucaristías por los racionamientos eléctricos y la falta de transporte. Esto obliga a la parroquia a minimizar su apostolado y a tratar de adaptarse a las circunstancias», explica.

La parroquia San Agatón a pesar de la crisis que vive el país, demuestra una raza talentosa, viva y despierta, atributos que se han conservado gracias a la presencia de los frailes agustinos recoletos. El trabajo pastoral se ha organizado en cuatro aspectos importantes como comunidad religiosa: el sentido de comunión, siendo una iglesia participativa; la preocupación por la formación a través de convivencias, talleres, catequesis y grupos de apostolados; la misión, donde mensualmente realizan la evangelización casa por casa en los diferentes sectores de la parroquia, llegando a sus diez comunidades; y la promoción humana y la solidaridad gracias al apoyo de ARCORES.

Cercanos a la dura realidad

El estado Zulia ha sido uno de los más golpeados por las fallas eléctricas. La falta de alimentos, agua, medicinas y combustible ha puesto a prueba la capacidad de sobrevivir de sus ciudadanos. Las altas temperaturas, los saqueos y las dificultades para hacer transacciones por falta de electricidad y efectivo hacen cuesta arriba el día a día en la entidad. Esto ha llevado a los frailes que se encuentran en esta región del país a buscar estrategias pastorales para alimentar la esperanza en el pueblo que se les ha encomendado, un pueblo que no solo busca a Dios, sino también busca ayuda para poder comer, beber, obtener medicinas y para solventar todas las dificultades.

Es difícil escuchar a una persona que te dice ‘padre no he podido asistir a la misa porque tengo 15 días sin bañarme por falta de agua

El agustino recoleto Alfredo Sánchez es actualmente el superior de la comunidad de Maracaibo y párroco de la Iglesia San Onofre, otro de los ministerios agustinos recoletos en la ciudad. Manifestó que como consecuencia de la crisis energética han tenido que adelantar los horarios de las eucaristías y buscar recursos para ayudar a afrontar las necesidades que los ciudadanos están viviendo. «Es difícil escuchar a una persona que te dice ‘padre no he podido asistir a la misa porque tengo 15 días sin bañarme por falta de agua, el agua que me llega es solo para comer’. Es difícil pasar seis días sin tomar agua fría, o personas que vienen a buscar medicamentos y ya se han resignado a morir porque no consiguen sus medicinas», indicó Sánchez.

«Desde la orden estamos dando de lo que podemos dar, cercanos al pueblo, llevando ese mensaje de fe, esperanza y misericordia que como religiosos debemos transmitir», resume Bustamante. Para el vicario en Venezuela, la idea está clara: «Nuestro ministerio sacerdotal, nuestra vida religiosa y fraterna como Agustinos Recoletos se configura en la comunión que tenemos entre cada uno de nosotros, siendo testimonio y testigo de la resurrección de Cristo».

El 7 de mayo a las 10 a.m., las Hermanas Agustinas Recoletas de los Enfermos, conmemoran 43 años llevando AMOR Y PAN a los más necesitados y 20 años de la PASCUA de su fundador Fray Sebastián López de Murga, el encuentro tendrá lugar en la Fundación San Ezequiel Moreno, Bogotá. 


FUNDACION SAN EZEQUIEL- oar.jpg

Los Frailes misioneros tanto del VICARIATO Apostólico de Trinidad, como de la DIÓCESIS de Yopal, se han empeñado en realizar cada mes un encuentro fraterno en la comunidad local de Paz de Ariporo, para compartir unas horas de espiritualidad y fraternidad; el pasado encuentro se realizó el 24 abril con motivo de la Conversión de Nuestro Padre San Agustín y el próximo será el 24 de mayo.

Se han cumplido 34 años del asesinato de la misionera agustina recoleta Cleusa Caroina Rody Coelho en Lábrea. Tuvo lugar el 28 de abril de 1985, mientras viajaba en un bote por el río tras visitar una de las comunidades indígenas

La Hna. Cleusa nació el 12 de noviembre de 1933, en la ciudad de Cachoeiro de Itapemirim, provincia  de Espíritu Santo, Brasil, donde pasó su infancia y juventud. Al concluir el (curso de Magisterio) fue condecorada con la medalla de mejor alumna del colegio y recibió también del gobierno de la Provincia, el premio de poder trabajar como maestra sin hacer examen de concurso.

Fue precisamente en este momento cuando la joven Cleusa hace la opción de dejar todo e ingresar en la vida Religiosa. Habla con los padres Agustinos de su ciudad y después de recibir el Sacramento de la Confirmación, ingresa en la Congregación de las Misioneras Agustinas Recoletas. Con tan solo 20 años de edad, emite los votos religiosos.

Cinco meses después –en marzo de 1954– es enviada a la misión de Lábrea, en el interior del Amazonas. Ahí, junto con otras tres religiosas, trabaja en la educación, en la catequesis, en la atención al pueblo en sus innumerables necesidades. Experimenta las dificultades  del clima, del aislamiento, de las distancias, de la falta de lo necesario frente a estos y tantos otros retos, Cleusa siempre tenía una sonrisa y una palabra de confianza en Dios de que la misión daría fruto.

Después de algunos años en la misión  es enviada a la ciudad de Colatina, Espíritu Santo, donde emite los votos perpetuos y posteriormente sigue para  Vitoria, la capital de la Provincia, para trabajar en el Colegio Agustiniano que estaba iniciando. En esta época hace el Curso de Letras Anglo-germánicas en la Universidad Federal de Espíritu Santo, participa de la coordinación de la JUC (Juventud Universitaria Católica) y nuevamente es homenajeada como la mejor alumna.

De ahí en adelante, Vitoria, Manaus y Lábrea serán los lugares donde Cleusa viviría su donación al servicio del Reino. Fiel a sus compromisos tanto de maestra, directora del Agustiniano (Vitoria) y “colegio Santa Rita” (Lábrea), como en el servicio a las parroquias y Conferencia de los Religiosos, Cleusa concilia el tiempo para hacer presencia entre los más necesitados.

En Vitoria visitaba con mucha frecuencia  el Hospital con la finalidad de descubrir enfermos inmigrantes, para ver si necesitaban  algo, o simplemente lo hacía para conversar, a fin de que no se sintieran  solos. Hablaba  el  inglés, francés, italiano, español y un poco de alemán, lo que le permitía confortar a los enfermos extranjeros. En Manaus daba atención a los niños de la calle, drogadictos, encarcelados…

En una de sus cartas dice: “En Navidad y Año Nuevo tuve la compañía de algunos  chavales, liberados de la Delegación de Menores. Allí ayudaron a limpiar la Iglesia: hicimos fiesta juntos por la noche. Una experiencia interesante: compartir con los pequeños marginados, sentirse hermana de ellos, oírlos, comprenderlos. Después de esto ya volvieron a la cárcel varias veces, mas saben que cuentan con una…”

En otra ocasión Cleusa dice: “Cristo es el ofendido, el marginado, el perseguido en la persona del pequeño, nuevamente expuesto al hambre y a otros daños peores…”

En 1979 retorna a Lábrea por  tercera vez, donde sería martirizada. Asume la dirección del colegio “Santa Rita” y reasume los trabajos junto a sus preferidos, los empobrecidos. Luego de llegar escribe: “Mientras aguardamos la venida de otras hermanas, vamos entrando en contacto con la nueva realidad de vida y acción. Estuvimos visitando los pocos indios que aún quedan del grupo más cercano, de Apuriná: de noviembre para acá han muerto siete. Solo restan seis…algunos  enfermos… estuve en la Delegación con los encarcelados, y más tarde fuimos a ver a los leprosos y asistir a la reunión de la Comunidad de Paria de Lábrea…”.

Cleusa tenía especial predilección por los indígenas. Siempre quiso dedicarse a ellos más de cerca, por considéralos los más olvidados, abandonados y explotados y, por lo tanto los más pobres de entre los pobres. Ella misma, días antes de ser asesinada, finaliza un escrito para el CIMI (Consejo Indigenista Misionero), con las siguientes palabras: “Comprometerse con el indio, el más pobre, despreciado y explotado es asumir firme el caminar, confiando en un futuro cierto y que ya se va tornando  presente en las pequeñas luchas y victorias, reconociendo los propios valores y derechos, buscando la unión y  autodeterminación”.

El 28 de abril fue asesinada mientras viajaba en bote por el río Amazonas. La autopsia reveló que la Hermana Cleusa no sólo recibió un tiro de escopeta que fracturó su columna, sino que fue asesinada con brutalidad: «muchas costillas rotas, el cráneo fracturado, el brazo y pierna izquierdos cortados, parcialmente desmembrados de su cuerpo por instrumento cortante», dice el documento. El proceso de beatificación de la hermana Cleusa, mártir, se inició el 2 de mayo de 1991, en la catedral de Vitória, Espírito Santo (Brasil). Su recuerdo sigue vivo en los pueblos indígenas amazónicos.

Durante el mes de marzo y abril se prepararon varios laicos de nuestras parroquias agustinianas, docentes y estudiantes universitarios, que llevaron el mensaje evangelizador a las tierras de Casanare y se organizaron de la siguiente manera:

Grupo A: 11 misioneros de las parroquias: Nuestra Señora de la Consolación del barrio Boyacá, San Agustín de Tagaste y San Nicolás del Norte. Lugar: Paz de Ariporo, Casanare.

Grupo B: 8 misioneros de la Universitaria Uniagustinana, en compañía de Fr. Diego Montoya. Lugar: Bocas del Pauto.

Grupo C: 8 misioneros-docentes del Colegio Agustiniano Norte, en compañía de Fr. Jeison Barrios. Lugar: Yopal, Casanare.

¡Oremos por su testimonio cristiano en todo lugar y el buen desarrollo de sus actividades espirituales!.

 

El domingo 13 de abril Fray Fabián Caraballo Meza, tomó posesión como párroco de la parroquia San Agustín, Cartagena, en ceremonia presidida por el Arzobispo Monseñor Jorge Enrique Jiménez Carvajal. 

 

Resultado de imagen para Jorge Enrique Jiménez Carvajal

El 5 de abril la Parroquia Nuestra Señora de la Consolación, recibió la visita pastoral de Mons. Francisco Ozoria Acosta, Arzobispo de Santo Domingo. En su homilía destacó la oportunidad, que la Cuaresma brinda para convertirse del mal, convertirse más a Dios y que se note en nuestro día a día, convertirse a la comunidad y enriquecerla, convertirse al hermano y comprenderlo, animándole a que sea más santo. Fue una experiencia agradable y alegre para la comunidad parroquial. ¡Que Dios y la Virgen Nuestra Señora de la Altagracia, bendigan a nuestro pastor!

Volver al corazón y recordar la vida para preparar la Semana Santa. Así es la experiencia esta semana de los misioneros agustinos recoletos en Cuba. Lo cuenta en este artículo el agustino recoleto Ismael Xuruc

Así es como hemos denominado el retiro kerigmático que en comunidad decidimos compartir con cada una de las parroquias de nuestra misión.

Desde que tuvimos la visita del Prior general, con quien hemos evaluado y reforzado los criterios de la presencia agustino recoleta en esta misión, poco a poco hemos ido dando pasos hacia eso que proyectamos. Un trabajo y una presencia más agustiniana, más recoleta.

Según el plan pastoral nacional y diocesano, lo primero a lo que estamos llamados es a anunciar el Kerigma. Por esa razón, aprovechando este tiempo litúrgico de la Cuaresma, hemos decidido renovar este anuncio en el corazón de aquellos a los que más cerca tenemos. De ahí que le hayamos puesto agustiniano: “Volver al corazón”, porque sólo desde el corazón, como dice san Agustín, es que nosotros podemos volver a leer los acontecimientos de la vida, sólo desde dentro, con los ojos del corazón, con la fe, es que podemos renovar ese amor de Dios en nosotros. Como hijos de nuestro Padre, creemos también que el amor es el elemento esencial que nos puede llevar a la conversión, pues sólo en el amor de Dios, toda nuestra vida puede alcanzar su plenitud.

Los cuatro frailes hemos ido invitando a los miembros de las comunidades parroquiales a que participen de este día de retiro. Y aunque tuvimos que posponer las fechas, por diversas razones, a Dios gracias, hoy, Martes Santo, hemos concluido con estos encuentros. Cada uno, asumimos el anuncio de distintos contenidos del Kerimga. Haber estado los cuatro ha sido, primero para nosotros, una satisfacción comunitaria, nos hemos conocido más y nos hemos escuchado mutuamente sobre lo que Dios ha ido haciendo en nuestras vidas, y, para los laicos, un signo de comunión, fraternidad y renovación.

Y es así como damos un primer paso para disponernos a celebrar la Pascua del Señor. Pero también es el inicio de una nueva etapa en nuestra misión agustino recoleta, porque queremos ir más allá, seguir sembrando y acercando el Reino de Dios a la vida de muchos otros que esperan y anhelan aunque no lo sepan, esta misma buena noticia que en nosotros, se ha renovado y que ha y sigue dando sentido y razón de ser a nuestras vidas.

Cabe resaltar que también hemos tenido retiro de adolescentes y jóvenes, aunque aún no tenemos muchos jóvenes en nuestras parroquias, seguimos dando pasos para poder acercarnos poco a poco e ir también a ellos. Ahora nos disponemos a acompañar cada uno, a las comunidades para celebrar con ellas, estos días santos.  Y desde ya, ¡Feliz Pascua de Resurrección!

 

 

 

 

Página 1 de 12