Parroquias y Misiones

Parroquias y Misiones (153)

Martes, 16 July 2019 09:08

Jóvenes misioneros en Kankintú

Escrito por

Jóvenes de Ciudad de Panamá, Kankintú y Guabito compartieron varios días de retiro y formación en la zona de misión de los Agustinos Recoletos en la comarca Ngäbe Buglé. Fueron días de oración, convivencia y vida en familia. «He descubierto en estos días lo gratificante que es hablarle de Dios a otras personas que lo necesitan», dice uno de los jóvenes que viajó desde Ciudad de Panamá a Kankintú.

Para llegar a Kankintú desde Ciudad de Panamá son necesarias siete horas de trayecto en bus, cerca de dos horas y media en una lancha, casi una hora caminando y media hora en coche. En total, una odisea de once horas aproximadamente, que puede ser peligrosa si las condiciones climatológicas no son favorables. Es el viaje que realizaron a comienzos de junio siete miembros de las JAR de Panamá para compartir la fe junto a los jóvenes de la zona de misión donde trabajan los Agustinos Recoletos en Bocas del Toro y la comarca Ngäbe Bugle.

Quienes estuvieron, recuerdan la bonita experiencia como días de vida en comunidad, de compartir y celebrar. Pero sobre todo, en las jornadas estuvo muy presente Cristo. Durante cuatro días, los jóvenes de Kankintú y Guabito, quienes se encuentran en proceso para constituir nuevas comunidades de jóvenes agustinos recoletos, disfrutaron de un retiro y varios talleres de identidad JAR. Para ello, viajaron hasta la región de Ngäbe bugle cuatro miembros de las JAR así como tres coordinadores del movimiento juvenil agustino recoleto.

Fue un encuentro con el que Kankintú soñaba. Tras el largo trayecto, los responsables que desde Ciudad de Panamá llegaban a la zona de misión a impartir el retiro y dar a conocer el carisma de las JAR, fueron recibidos ansiosamente por los jóvenes de las dos comunidades. Durante las cuatro jornadas de retiro se trataron temas como el amor de Dios, la eucaristía, el sacramento de la reconciliación o el trabajo por la comunidad. Asimismo, se les impartió varios talleres de identidad JAR. Para ello, el responsable de las JAR en México, Héber Hermosillo, estuvo presente en la misión para «aterrizar la identidad agustino recoleta» y «dar inicio al itinerario de las JAR en una región con características tan peculiares como Kankintú».

Lo «gratificante» de dar a conocer a Dios

Rubiela Cuadra es responsable de las JAR en Panamá y una de las coordinadoras de la misión de los jóvenes en Kankintú. Para ella, ha sido una «actividad de crecimiento mutuo». En primer lugar para las precomunidades de Guabito y Kankintú, pero también para las de Panamá. «Los jóvenes que viajaron desde la capital pudieron darse cuenta de que el apoyo que ellos reciben en la comunidad es importante para ayudar a otros», dice. Y es que los miembros de las JAR de Ciudad de Panamá se involucraron en la elaboración de material para el retiro y la formación. Su predisposición fue grande, y el trabajo les fue recompensado. «Fue interesante escuchar los testimonios que daban a los demás compañeros cuando llegaron de la misión», recuerda Rubiela.

Abdiel Morcillo es uno de los cuatro integrantes de las JAR de Ciudad de Panamá que viajó hasta Kankintú para la labor evangelizadora. «He descubierto en estos días lo gratificante que es hablarle de Dios a otras personas», dice. Así hizo con los jóvenes agustinos recoletos de la región: los siete ‘forasteros’ prepararon y desarrollaron de forma individual un tema en el retiro. Héber asegura que todo se desarrolló de la mejor manera. «Lo que más me llegó al corazón fue ver a los muchachos trabajando; Dios estaba trabajando en ellos y se estaban convirtiendo en multiplicadores», indica Rubiela. Los cuatro miembros de las JAR que fueron a la misión abandonaron sus vacaciones para acudir.

En el corazón de Adbiel permanece «el amor a Dios y al prójimo que tienen los jóvenes de Kankintú y Guabito». «Se me va a quedar guardado en mi memoria el encuentro que he mantenido con otros ‘corazones inquietos’ que buscan a Dios de forma intensa», rememora Héber Hermosillo. Para ellos, el retiro fue especialmente importante en sus vidas. Muchos encontraron a Dios en este encuentro. Abdiel asegura que «están en el camino hacia la santidad». Para ello, los jóvenes de las regiones de misión se abandonaron en los brazos de Cristo y por un momento se olvidaron de todas las carencias que sufren en esta zona del país. «Después de estar allí, te preguntas si realmente aprovechas todas las oportunidades que tienes en la vida, cómo es que eres tan poco agradecido con lo que Dios te regala», dice Rubiela Cuadra.

Además de lo espiritual, las jornadas de convivencia ayudaron a los jóvenes de Kankintú a descubrir una realidad: pese a los alejados que se encuentran, no están solos. Dice Abdiel Morcillo que ahora «sé que tengo muchos hermanos en otros puntos del país». Y es que, como dice Rubiela, «muchas veces, por encima de lo material, lo que más se necesita es el apoyo desde el acompañamiento, la oración, la formación y la transmisión de vivencias».

Nuevas comunidades

De esta forma, con el trabajo desinteresado de los jóvenes miembros del movimiento juvenil, las JAR continúan creciendo y consolidándose en Panamá. Es uno de los objetivos prioritarios que marcó el Capítulo general de los Agustinos Recoletos celebrado en 2016. En este documento se detallaba la necesidad de ofrecer a todo a los jóvenes de los ministerios la posibilidad de responder al llamado del seguimiento de Cristo al estilo de San Agustín.

Todos deben seguir el itinerario formativo de las JAR que marca seis etapas de crecimiento interior, siguiendo la estela de Agustín: Tagaste, Madaura, Cartago, Milán, Casiciaco e Hipona.

Jóvenes misioneros en Kankintú 2.jpg

 

Viernes, 12 July 2019 11:25

TRASLADO

Escrito por

Fray Richard Ernest Castro Orduz, pasa de la Parroquia San Luis Goinzaga en TALCA, CHILE a la parroquia san Ezequiel Moreno en PASTO como vicario parroquial.

 

Miércoles, 10 July 2019 14:21

¡20 AÑOS!

Escrito por

El próximo 18 de julio, la comunidad parroquial de San Ezequiel Moreno en Pasto, celebra 20 AÑOS de presencia agustino recoleta, evangelizando a esta porción del pueblo de Dios en las tierras donde san Ezequiel Moreno también evangelizara. 

pasto1.jpg

pasto 2.jpg

 

En los últimos años, más de 5 mil personas abandonan Venezuela diariamente, huyendo de la crisis social y económica que azota la nación. La migración venezolana es el mayor y más rápido desplazamiento de personas vulnerables, después de la crisis de Siria.

Esta situación  provoca una herida en los que se quedan. El llanto en el aeropuerto o en los terminales de autobuses es solo el comienzo de una historia de abandono que tiene consecuencias. La ruptura familiar y la orfandad de unos niños que quedan a cargo generalmente de sus abuelos son los efectos internos que deja la diáspora venezolana.

Ante esta realidad, nuestra Red Solidaria busca que los afectados no sientan soledad y tristeza, sino que se sientan acompañados. Por este motivo se sigue destinando fondos para el fortalecimiento de las casas hogares y los ancianitos que se han visto debilitados en medio de la crisis económica, así como comedores y ollas solidarias donde actualmente se atienden con servicios de alimentación a las personas de la tercera edad y sus nietos, quienes han quedado bajo su cuidado.

Niños se quedan en Venezuela mientras sus padres huyen del país para buscar trabajo.

Cientos de niños han visto partir a sus padres hacia otros países con la promesa de volver a encontrarse. Un adiós que no se olvida con el paso de los días, sino que se hace eco y se inmortaliza. Quedan al cuidado de abuelos y otros familiares, quienes también han sucumbido ante la desesperanza y angustia que causa el duelo migratorio.

La crisis ha afectado la alimentación, salud, educación, recreación y, para muchos niños, el crecer con sus padres. Como resultado de la ola de emigración forzada, los ancianos también se ven afectados por el abandono total o parcial de sus familiares que, entre otras cosas, les dificulta o impide continuar su independencia y los deja aún más vulnerables.

Por: ARCORES

 

Martes, 09 July 2019 14:07

ARCORES INTERNACIONAL

Escrito por

26 y 27 de junio, se realizó la Asamblea general ordinaria y extraordinaria de ARCORES en Roma, Italia, presidida por Fray Miguel Miró Miró, prior general de la Orden y convocada por su presidente Fray Antonio Carrón De La Torre. Por parte de la provincia participaron Fray Pedro Rivas Durán, presidente de la comisión de apostolado social y Alejandra Díaz Manzano, representante legal Arcores Colombia, quien es la vicerrectora de desarrollo humano en la Uniagustiniana, Colombia.

 

Martes, 09 July 2019 09:14

Nuestra misión en el mundo

Escrito por

El arzobispo agustino recoleto de Los Altos, Quetzaltenango – Totonicapán (Guatemala), Mons. Mario Alberto Molina, reflexiona sobre la Palabra de Dios de este domingo 7 de julio

El pasaje evangélico de este domingo relata cómo Jesús envió como misioneros delante de él, para prepararle el camino, a setenta y dos discípulos. Solo san Lucas da noticia de este envío tan numeroso. El mismo san Lucas, junto con san Marcos y san Mateo, también cuentan el envío misionero de los Doce. ¿Por qué enviaría también Jesús a este número tan crecido de sus discípulos? Quizá para indicar que la misión no está restringida a los Doce, sino que incumbe a todos sus discípulos. Los envía por delante de él, a todos los pueblos y lugares a donde pensaba ir. Este es un detalle que merece reflexión. Uno podría pensar que, para extender el conocimiento del evangelio, Jesús enviaría discípulos a los lugares a los que él mismo no podría llegar. Pero envía a estos setenta y dos precisamente a los lugares a donde él llegaría después. Pienso que en esa manera de presentar la misión de estos hombres se manifiesta la naturaleza de la misión. Ellos, los misioneros, los enviados, no van a hablar de sí mismos, ni a transmitir un mensaje inventado por ellos, ni son los salvadores que ofrecen su propia salvación. Ellos se remiten siempre al que los envió, al que viene detrás, al mensaje que recibieron. Invitan a quienes les escuchan a que pongan la fe no en ellos, sino en Jesús. Jesús viene detrás siempre. Ellos deben anunciar: Ya se acerca a ustedes el Reino de Dios. El reino de Dios llega con Jesucristo.

Hoy hemos tomado conciencia más clara del carácter misionero del cristiano. No solo somos discípulos, sino también misioneros. Lo que hemos conocido debemos comunicarlo. La misión no es cosa solo de los Doce, de los consagrados, de los que han optado por dedicarse tiempo completo a la evangelización. La misión es de todos los discípulos de Jesús. Ciertamente los sacerdotes y misioneros a tiempo pleno lo hacen de un modo propio, pero también todo creyente, si ha encontrado su propia alegría en Jesús, no puede menos que comunicarla a aquellos con quienes trata cada día. Quizá no somos tan misioneros, porque no hemos encontrado todavía en Jesús nuestra alegría y plenitud.

La primera instrucción que Jesús les da se refiere a la magnitud de la tarea. La cosecha es mucha y los trabajadores son pocos. Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos. Jesús compara la tarea misionera con la cosecha de un campo de trigo. Cuando la cosecha se hace a mano, cosa que sigue ocurriendo donde la agricultura todavía es artesanal, como entre nosotros, hacen falta muchas manos para recoger el grano. La misión siempre es una tarea artesanal, es una tarea de persona a persona, por lo que hacen falta muchos trabajadores. Hacen falta más laicos que asuman su tarea misionera en el mundo, la tarea de ordenar las realidades temporales según las dinámicas del reino de Dios. Hacen falta más laicos que conozcan mejor a Jesús y su mensaje y sepan hablar de él a quienes no lo conocen. Hacen falta consagrados y religiosos, hombres y mujeres, que se dediquen plenamente a dar a conocer a Jesús y realizar las obras de servicio y caridad en su nombre. Pero como nuestra Iglesia se estructura a partir del ministerio apostólico, hacen falta también más sacerdotes que se dediquen tiempo completo al anuncio del evangelio, a la celebración de los sacramentos, al gobierno de la Iglesia. Jesús indica que debemos pedirle a Dios el envío de más trabajadores, más misioneros. Pero pienso que no solo la oración basta. La oración debe ir acompañada de la propuesta explícita a aquellas personas, sobre todo jóvenes, que tienen cualidades para dedicarse plenamente al servicio del evangelio. La oración debe ir acompañada también del esfuerzo por formar a los laicos para que asuman su tarea misionera en el mundo.

Jesús añade una advertencia muy pertinente: Pónganse en camino; yo los envío como corderos en medio de lobos. Es decir, la misión es una tarea de riesgo. Yo lo veo así. Jesús sabía que, en su tiempo, su mensaje contrastaba con ideas y prácticas religiosas de sus contemporáneos judíos y paganos, y que también el evangelio proponía unos criterios morales contrarios a los usos vigentes. Hoy nos encontramos cada día más en situaciones de contraste entre lo que propone el evangelio y las ideas y usos vigentes en la sociedad. La evangelización en muchos aspectos tiene hoy las características de propuesta contracultural. Y muchos, identificados con las tendencias culturales actuales, se opondrán como lobos a los evangelizadores de hoy como se opusieron a los evangelizadores del principio. La idea de que hay que cambiar el evangelio para adaptarlo a las tendencias culturales, como dicen algunos, es traición. Esa es una falsa inculturación. No es el evangelio que debe adaptarse a la cultura vigente, son las personas que aceptan el evangelio que deben cambiar su propia cultura y modo de pensar y actuar para adaptarlo al evangelio.

Jesús da instrucciones de cómo deben comportarse los misioneros. Corresponden a los usos en los primeros cincuenta años de cristianismo. Muy pronto fueron instrucciones caducas en su literalidad. Pero esas instrucciones dan a entender que el evangelio no se impone, se ofrece. Quienes lo escuchan lo podrán aceptar o rechazar, asumiendo la consecuencia de sus acciones. El evangelizador, por su parte debe estar dispuesto a vivir sobria y frugalmente, pero debe aceptar y recibir el sostenimiento que se le ofrece.

Los setenta y dos vuelven a Jesús, que los había enviado, llenos de satisfacción y alegría. Atestiguan cómo los demonios se les sometían al nombre de Jesús. Jesús, por su parte, dice que él mismo vio a Satanás caer, como cae el rayo del cielo; o quizá también se puede entender que Jesús vio a Satanás caer del cielo, como el rayo. Pero, ¿qué hacía Satanás en el cielo? En cualquier caso, el anuncio del evangelio significa la derrota del poder de Satanás en el mundo. Satanás ejerce su poder a través de la muerte que socava el sentido de la vida humana y del pecado que hunde la libertad en el mal e impide a las personas reconocer su propio valor y dignidad. El evangelio libera de esas esclavitudes y trae esperanza y alegría. Pero la alegría del evangelizador no debe ser esa victoria sobre los demonios y el mal, sino la de saber que sus nombres están escritos en el cielo, es decir, que tienen asegurada la vida eterna con Dios para siempre. Asumamos pues nuestra tarea misionera en el mundo y llevemos a todos la buena noticia de Jesús.

Mons. Mario Alberto Molina OAR
Arzobispo de Los Altos, Quetzaltenango – Totonicapán (Guatemala)

 

ARCORES ya ha recibido reconocimiento oficial en Italia, donde se encontrará la sede jurídica de la Red internacional que engloba las acciones solidarias de la familia agustino recoleta en los 22 países en los que está presente

ARCORES ya es una realidad. La Red Solidaria Internacional Agustino Recoleta ya ha quedado constituida oficialmente en Italia. En un sencillo acto, la primera junta directiva de ARCORES Internacional firmó el documento de constitución en Roma, donde se encontrará la sede jurídica de la Red.

En el acto participaron José Ramón Pérez como representante de la Orden de Agustinos Recoletos en Italia; Nieves Mª Castro, superiora general de las Misioneras Agustinas Recoleta; Pablo Panedas, en calidad de delegado de Simón Puertas, presidente de ARCORES España; y Antonio Carrón, consejero general de Apostolado social.

Todos ellos conformarán la primera junta directiva de la recién estrenada Red Solidaria Internacional hasta la celebración de la Asamblea general de ARCORES, donde se nombrarán, conforme a los estatutos, los cargos de presidente, vicepresidente, secretario, tesorero y vocales.

La constitución oficial de ARCORES es el primer paso de la internacionalización y construcción del proyecto. El siguiente tiene lugar a partir de este martes, con la celebración de la primera asamblea general, que se celebrará en la Curia general de los Agustinos Recoletos en Roma. En el encuentro se presentarán los estatutos de ARCORES Internacional y se pondrá en marcha la estructura y dinámica prevista en los mismos.

De esta forma se consolida el proyecto que comenzó a caminar en 2017. ARCORES ya cuenta con un ente oficial que acogerá todas las ARCORES nacionales y englobará la labor solidaria de la familia agustino recoleta en el mundo.

 

Martes, 18 June 2019 15:20

ARCORES Colombia

Escrito por

El 13 de junio, en la Curia Provincial, tuvo lugar la reunión de ARCORES, presidida por el Prior Provincial, Fray Albeiro Arenas Molina, con el fin de avanzar en el proceso de constitución de «ARCORES» Colombia. El encuentro da continuidad, al proceso iniciado en el 2018, donde manifestamos formalmente nuestro interés de respaldar la creación y desarrollo, de esta Red solidaria Agustino Recoleta en nuestro País, en ella participaron: Fray Jorge Chaparro Caro, Presidente Fundación Ntra. Sra. de la Candelaria; Fray Pedro Rivas Durán, Comisión de Apostolado Social; Hna. Myrian Neira Guerrón, MAR; Hna. Inés Castiblanco Mojica, ARE; Hna. Heriberta Rosas Mena, OAR; Diego Poveda Muñoz, JAR; Rafael Barragán, Presidente Fundación San Ezequiel Moreno; Adela Zornosa y César Pedraza Velásquez, FSAR; Ricardo Ariza y Alejandra Díaz Manzano, Uniagustiniana.

 

El libro ‘Gesta misional de los Agustinos Recoletos en China’, de José Manuel Romero, recuerda la labor que realizaron los misioneros recoletos en el país oriental en la primera mitad del siglo XX. El autor afirma que «la misión recoleta fue una expresión sobresaliente de la vitalidad misionera de la Iglesia»

Hablar actualmente de la misión de los Agustinos Recoletos en China resulta absolutamente distinto a hacerlo hace varias décadas. Entre 1924 y 1955, siguiendo las directrices que marcaba la Iglesia para la evangelización del país, los misioneros recoletos dejaron su vida por la fe: dieron testimonio y fueron perseguidos hasta la muerte.

Aunque esta importante labor nunca fue olvidada, pocos conocen la envergadura que tuvo realmente esta misión para el pueblo chino y para la Iglesia. Con esta premisa, el agustino recoleto José Manuel Romero ha escrito ‘Gesta misional de los Agustinos Recoletos en China’ (Provincia San Nicolás de Tolentino, 2019). En 544 páginas, el libro divulgativo -recién publicado en junio de 2019- repasa las tres décadas de evangelización y martirio de los misioneros en China. Su conclusión es clara: “Fuimos una buena pieza dentro de un gran engranaje”.

Se trata de la tesis doctoral del nuevo doctor en Misionología por la Universidad Urbaniana de Roma. Fue una petición del Prior provincial, quien rogó a Romero orientar sus estudios a la misión de los Agustinos Recoletos en China.

No le costó decidirse. Ya guardaba gran cariño a la misión desde que, siendo seminarista en Marcilla (Navarra, España), escuchó la situación que vivían los religiosos y el pueblo chino en boca del entonces Prior provincial y ahora Prior general, Miguel Miró. “A partir de ese momento nació en mí un gran afecto hacia aquellos hermanos que en medio de tantas dificultades sufridas habían sido capaces de mantener viva la llama de la fe y el carisma de la vida religiosa agustina recoleta”, recuerda en una entrevista en AgustinosRecoletos.org.

El libro es el fruto de 1.600 páginas de anotaciones y más de 6.000 páginas de más de 1.000 documentos leídos y seleccionados de todo el material encontrado sobre la misión. El resultado son seis extensos capítulos que abarcan desde 1924 a 1955. El apartado más amplio, de 280 páginas, incluye el estudio historiográfico de la misión de Kweiteh y las distintas etapas que pasó hasta convertirse en Diócesis. Recuerda además a los religiosos chinos que sufrieron persecución, campos de concentración y murieron.

Para José Manuel, uno de los hitos del proceso de investigación para realizar este libro ha sido encontrar la figura de Fray Venancio Martínez. Para el autor, “un fraile que, habiendo muerto en la misión durante la época de aislamiento, tras sólo diez años de sacerdocio, gran misionero y de gran figura espiritual con fama de santidad, había quedado relegado al olvido de los archivos”.

En este proceso ha tenido la oportunidad de visitar China. “Recuerdan con gratitud a los religiosos agustinos recoletos misioneros españoles en general, de ellos en especial a los que fueron obispos, monseñor Francisco Javier Ochoa y monseñor Arturo Quintanilla”, dice.

Hay reflejos de esta historia misionera en la actualidad. Asegura el autor que “en esta grande historia misional china y recoleta podemos ver un ejemplo para el tiempo presente”.

La labor misionera que recoge Romero en su nuevo libro ha sido tomada como ejemplo para las misiones de la Iglesia. “Que la misión recoleta fue una expresión sobresaliente de la vitalidad misionera de la Iglesia tal como había sido concebida y proyectada en los documentos de los papas y en las disposiciones del concilio de Shanghái, cumpliendo su misión con satisfacción”, afirma el autor.

pintura.jpg

 

Martes, 18 June 2019 10:01

GUATEMALA

Escrito por

Del 7 al 9 de junio, en el Seminario san Agustín, Mixco, Guatemala, se realizó la Convivencia Vocacional coordinada por Fray Ángel Jahir Córdoba García, Promotor vocacional, contó con la participación de 11 jóvenes aspirantes. ¡La mies es mucha y los obreros pocos, rueguen al Dueño envíe operarios!