Templo La Candelaria

back

Bogotá (Cl 11 3-18. A.A. 4975. Conmutador 5621980)

En el año 1631 se fundó un pequeño hospicio en las cercanías del río San Francisco (hacia la actual calle 16) para hospedaje de los religiosos que tenían que venir a Santafé desde El Desierto de la Candelaria. Pero por las inundaciones del río en tiempo de lluvias, aquel sitio no resultó favorable y se hizo una permuta por el lugar actual (Calle 11 con carrera 4), en donde entre 1635 y 1703 se fundó, primero, el Hospicio de san Nicolás de Tolentino, juntamente con la iglesia de la Candelaria.

El Gobierno anticlerical del dictador Tomás Cipriano de Mosquera le quitó esta casa a la Comunidad en 1861 y pasó a poder del Estado, que la usó como cuartel, colegio de artes y escuela de ingeniería. En 1880 la Curia primada de Bogotá la negoció con el Gobierno y la convirtió en Seminario conciliar. Cuando dicha Curia construía su propio Seminario en el norte de la ciudad, puso en venta el claustro agustiniano y la Comunidad lo compró en 1943. El 15 de diciembre comenzaron los trabajos de adaptación de las diferentes dependencias para salones de clase. Desde entonces funcionó allí el Colegio Agustiniano de San Nicolás, que fue el primero de los fundados por los recoletos en Colombia.

El colegio abrió sus puertas en el mes de febrero de 1944; en 1948 comenzó a prestar también sus servicios como internado hasta el año 1958. Al principio colaboraron las Hermanas Agustinas Recoletas, MAR, llegadas a Colombia con este fin en 1945 (lec. 17,7 c).

 


Debido a las exigencias de reforzamiento estructural y las dificultades para ingresar el transporte escolar al centro de la ciudad, se estudió mucho tiempo la posibilidad de trasladar el colegio a otro sitio, lo que finalmente se logró en 2010; actualmente el viejo claustro se encuentra en vías de restauración como centro educativo de nivel superior.La pequeña residencia que se llamó de la Candelaria, tuvo su origen a finales del siglo pasado, cuando se inició la restauración de la provincia y lo único que quedaba como propiedad de la Comunidad era un pequeño lote adyacente a la sacristía de la iglesia. Al llegar los padres restauradores, con el padre Ezequiel Moreno a la cabeza, levantaron en dicho lote una pequeña casa de tres pisos, que entonces se consideró como un lujo, y fue esa residencia la que sirvió como casa provincial hasta 1975 (No. 10).
 
El culto y apostolado en la iglesia de la Candelaria fue realmente admirable hasta hace relativamente poco tiempo, cuando el barrio del mismo nombre dejó de ser residencial y se convirtió en comercial . Un terremoto, hace años, dejó la iglesia de la Candelaria muy averiada; en la actualidad se ha emprendido en serio su restauración, con muy buenas perspectivas y con fondos oficiales.

 


back