La JMJAR concluyó con el recuerdo de la experiencia vivida en Panamá y con el eco de las palabras del Papa Francisco, que animó a los jóvenes a no pensar en el futuro sino en el presente. Más de 350 miembros de las JAR han compartido la JMJ y los días previos viviendo la fe conjuntamente y disfrutando de ella con jóvenes de todo el mundo

Los más de 350 jóvenes se prepararon -mental y espiritualmente- para participar en la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta (JMJAR) de Panamá. Por eso no es extraño que muchos de ellos, después de la experiencia vivida, sintieran pena cuando el gran encuentro de la juventud agustino recoleta concluyó. La JMJAR ha supuesto para muchos jóvenes un antes y un después en su fe. En Panamá han tenido la oportunidad de compartir la fe con jóvenes de otros lugares del mundo que también siguen el carisma agustino recoleto en las JAR -Juventudes Agustino Recoletas-. Juntos, con “una sola alma y un solo corazón dirigidos hacia Dios”, se prepararon para la JMJ de Panamá los días previos y juntos, con miles de jóvenes de todo el mundo, vivieron el encuentro con el Papa Francisco.

Fue precisamente el Santo Padre quien les dejó el mensaje más claro de las nueves jornadas que duró la JMJAR -del 19 al 27 de enero-. A todos los jóvenes, Francisco pidió en la eucaristía de clausura de la JMJ “no ser el presente, sino el ahora de Dios”. Así quiso mostrar que la Iglesia está abierta a todos los jóvenes; incluso su misma forma de hablar. “María fue la ‘influencer’ de Dios”, les dijo en la Vigilia del sábado 26 de enero antes de decirles con sencillez: “Ustedes fueron creados para algo más”.

Los jóvenes de las JAR vivieron la experiencia de la JMJ -dentro de la cual se encuentra la JMJAR- junto al Papa Francisco en el Vía Crucis y la ceremonia de bienvenida. En este acto, el primero de los jóvenes con el Papa, afirmó que “Pedro y la Iglesia quieren caminar con los jóvenes” y no dejarles de lado, como expresó el Sínodo de los Jóvenes celebrado en octubre. Las palabras de Francisco cuajaron en la cabeza y corazón de los jóvenes de las JAR que los días previos se dispusieron para el gran evento. Al Parque del Perdón, situado en el Parque Omar, acudieron junto a los religiosos agustinos recoletos asesores de las JAR para recibir el sacramento de la reconciliación antes de la JMJ.

En el Colegio San Agustín -donde ha tenido lugar el encuentro- se congregaron los más de 350 miembros de las JAR procedentes de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá -país anfitrión-, Perú, República Dominicana y Venezuela. De este último solo acudió un joven, Eduardo. La situación del país no permitió a más jóvenes estar en Panamá. No obstante, todos los participantes en la JMJAR no se olvidaron de Venezuela: rezaron por sus jóvenes y corearon el nombre del país.

jmj19 eucaristia.jpg

Fue un símbolo de hermandad. Es una de las características del joven de las JAR que desgranó el agustino recoleto Carlos María Domínguez en la catequesis que impartió durante la JMJAR. Repasó las cinco notas distintivas de las JAR: orante, comunitaria, misionera, mariana y agustiniana. “Acuérdate cómo era tu vida antes de entrar en las JAR y después, y sobre todo si amas a Jesús más que antes”, les cuestionó. Uno de los momentos más emocionantes de esta JMJAR fue cuando todos los jóvenes abrazados cantaron a coro “hasta la locura te amo, Señor, ya no quedan dudas en mi corazón, de que te amo”.

Sobre una de estas notas distintivas, la misionera, habló el agustino recoleto Ismael Xuruc, uno de los cuatro misioneros de Cuba, en otra de las catequesis. Animó a los jóvenes a ser misioneros, en territorios de misión y en su vida cotidiana. “La misión es tomarse en serio a Jesús, tomarse en serio la vida”, dijo. Para eso hay que darle lugar a Jesús: “Es Jesús quien desea iluminar su vida; responder a los interrogantes que tienen que vivir día a día”.

Nicolás Vigo, agustino recoleto en Perú, impartió la última de las catequesisde la JMJAR sobre el liderazgo del joven JAR. “¿Cómo debe ser el líder de las JAR? Empático y visionario”, indicó. Nicolás Vigo dio las claves a todos los jóvenes: “Debemos anunciar al Evangelio, evangelizar y llevar la buena noticia, porque tenemos una verdad tan buena y bella que no la podemos callar”.

jmj19 jovenes.jpg

La Virgen María fue la principal protagonista de estos días. En consonancia con la JMJ, que por primera vez se dedicó a María y que tuvo por lema “Hágase en mi según tu palabra”, las celebraciones eucarísticas y momentos de oración de la JMJAR giraron en torno a la Virgen con la frase agustiniana: “María lo llevó en su seno, nosotros en el corazón”. El sí de María a Dios para engendrar a Jesús es referente para los jóvenes de las JAR que, como San Agustín, desean buscar a Jesús con corazón inquieto.

Ante el Santísimo, los jóvenes tuvieron tres momentos de oración, reflexión e interioridad. El primero, en la parroquia San Lucas durante la Vigilia de la JMJAR. El segundo tuvo lugar en el Colegio San Agustín, durante la oración matinal del jueves. El último, junto al Papa Francisco en la Vigilia de la JMJ en el Campo Juan Pablo II.

Durante los ocho días de encuentro también hubo momentos de ocio y diversión. Los participantes en al JMJAR presentaron la cultura de su país en el Festival de las Naciones. Especialmente reseñable fue la actuación de México, que representó la aparición de la Virgen de Guadalupe a San Juan Diego. Los jóvenes también guardarán en su retina y en sus teléfonos móvil la catedral o el centro histórico de Panamá, que visitaron en una de las jornadas, así como las personas y experiencias que han conocido durante estos días.

Incluso la JMJAR dejó momentos históricos. Por primera vez, las JAR de varios países pudieron compartir juntas sus experiencias tras la unión de provincias. Dentro de tres años esta unión estará más desarrollada. Será en Lisboa cuando nuevamente los jóvenes de las JAR vivan una nueva experiencia de fe junto a los jóvenes católicos de todo el mundo y al Santo Padre.

El Papa Francisco se dirigió por primera vez a los jóvenes en la ceremonia de acogida y apertura de la JMJ Panamá 2019. Les invitó a seguir trabajando por “mantener vivo el sueño en común” de la fe, que parte del “amor del Señor”

El momento que los jóvenes vivieron este jueves en la Cinta Costera llevaba esperándose semanas. Al fin, tras días de preparación, el Papa Francisco se encontró con los jóvenes en la ceremonia de acogida y apertura de la JMJ. Los jóvenes de las Juventudes Agustino Recoletas (JAR), que celebraron los días previos la JMJAR, acudieron con esperanza y ánimo al encuentro con el Santo Padre, quien recorrió el largo Campo Santa María la Antigua antes de recibir la acogida de los miles de jóvenes de todas partes del mundo que han llegado a Panamá.

En sus primeras palabras a los jóvenes, Francisco comenzó con un mensaje directo: el Papa desea caminar juntos a los jóvenes. En referencia a sus palabras en la anterior JMJ, cuando dijo que Pedro estaría en Panamá -fuera él u otro-, el Santo Padre se dirigió a los jóvenes de forma clara: “Pedro y la Iglesia caminan con ustedes y queremos decirles que no tengan miedo, que vayan delante con esa energía renovadoras y esa inquietud constante que nos ayuda y moviliza a ser más alegres y disponibles”.

En este sentido, deseó que la Iglesia se abra a un nuevo Pentecostés, como indica el documento final del Sínodo de los Jóvenes celebrado en octubre y que ha supuesto el preámbulo de esta JMJ. “Queremos reencontrar y despertar junto a ustedes la continua novedad y juventud de la Iglesia”, indicó.

Francisco también agradeció la llegada de miles de jóvenes que se han esforzado por estar en Panamá. “Son muchas cosas las que nos diferencian”, dijo. Pese a ello, reconoció que “nada de eso impidió poder encontrarnos y sentirnos felices por estar juntos”. Esa es, según manifestó el Papa, la cultura del encuentro: “Es una llamado e invitación a atreverse a mantener vivo un sueño en común; ese sueño por el que Jesús dio la vida en la cruz y el Espíritu Santo se desparramó y tatuó a fuego el día a Pentecostés en el corazón de cada hombre y cada mujer”.

La unión de los cristianos se debe a “la seguridad de saber que hemos sido amados con un amor entrañable que no queremos y no podemos callar”. Es el amor, según indicó, lo que debe mover al cristiano. “Es el amor del Señor, amor cotidiano, discreto y respetuoso”, dijo. El amor por el que María dijo “sí” a Dios para ser madre de Jesús. Cuestionó: ¿Querés que sea el amor del Padre el que te abra nuevos horizontes y te lleve por caminos jamás imaginados y pensados?

Hubo dos momentos emocionantes en los que los jóvenes gritaron siguiendo al Papa Francisco. El primero, cuando el Santo Padre pidió un aplauso de todos los peregrinos al Papa Benedicto XVI después de hacer referencia a una cita de su antecesor: “El amor verdadero no anula las legítimas diferencias, sino que las armoniza en una unidad superior”. El segundo, cuando todos los jóvenes corearon varias veces, por invitación del Papa, “el cristianismo es Cristo”, una de las frases más famosas de San Óscar Romero, patrón de la JMJ.

Fue el primer encuentro de los cuatro que tendrá el Papa Francisco con los jóvenes en esta JMJ. Este viernes tendrá lugar el Viacrucis y en el campo Metropark los jóvenes disfrutarán de la Vigilia y de la eucaristía de clausura.

 

 

Panamá recibe al Papa Francisco y acoge a los miles de jóvenes peregrinos de ciento cuarenta naciones que participan en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Estos días ”Panamá se convierte en la capital de la juventud del mundo”. Por doquier encuentras grupos que llevan la bandera de sus países, se identifican con frases y logos estampados en sus camisetas, cantan y ríen, sacan fotos sin cesar para recordar vivencias e ilusiones. Ha sido una experiencia muy grata el participar en la JMJAR y en la JMJ. Estar con los jóvenes JAR suscita nuevos deseos de vivir, amar y servir; contagia esperanza y alegría.

En el Colegio San Agustín de Panamá, los tres días previos a la llegada del Papa, se congregaron trescientos cincuenta jóvenes de las Juventudes Agustino Recoletas procedentes de once países. Tres días intensos de oración y convivencia; catequesis sobre la misión, la comunicación y la identidad agustino recoleta. Por las noches se compartían los cantos y bailes típicos de cada país. En Panamá se ha preparado la Feria vocacional. En ella jóvenes de diversas congregaciones e instituciones explican su carisma. También allí están los agustinos recoletos. A través de las redes sociales y los medios se ha llegado a muchos jóvenes que querían venir y no han podido asistir. Los voluntarios de Panamá, el Colegio y el equipo del Secretariado general de Vocaciones y juventud han organizado este encuentro con todo detalle.

En la eucaristía de apertura de la JMJAR propuse a los jóvenes que soñaran nuevos caminos. Les recordé el logo que habían preparado y el lema agustiniano que habían propuesto: “María llevo a Cristo en su seno, nosotros lo llevamos en el corazón” (s. 189,3). Un lema que está en consonancia con el lema de la JMJ “He aquí la sierva del Señor, hágase en mi según tu Palabra” (Lc 1,38) para animarles a abrir el corazón y tener como referencia a María, la madre de Jesús. “Si nos dejamos guiar por ella, Panamá no será experiencia pasajera, ella nos enseña a llevar a Jesús en el corazón. Jesús es quien movió el corazón de Agustín y es quien hoy también nos mueve el nuestro para tener “una sola alma y un solo corazón dirigidos hacia Dios”. Con María la experiencia de Panamá se hará Evangelio, misión y servicio solidario, sea cual sea el lugar donde nos encontremos.

El Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa, en la apertura de la JMJ invitó a pedir el amparo de María e invitó con pasión y coraje a la santidad: “El ser santo nos hace salir de la corrupción espiritual y material, de todo aquello que nos causa mal y ofende a Dios. Un santo defiende a los indefensos: al no nacido, pero también al nacido en miseria; defiende a los migrantes, busca la justicia; ora, vive y ama a la comunidad; es alegre y tiene sentido del humor; lucha siempre, sale de la mediocridad, vive la misericordia de Dios y la comparte con el prójimo”. El Arzobispo de Panamá exhortó a los peregrinos a soñar. “Solo dejamos de ser jóvenes cuando dejamos de soñar”. “El sueño de los pobres –dijo– se hace realidad en la JMJ de Panamá”. “Soñemos juntos que un mundo y una iglesia nueva es posible”. Enfatizó: “solo el cambio en la Iglesia vendrá de la mano de ustedes, queridos jóvenes”.

El Papa desde Panamá lanza un mensaje de esperanza, de amor solidario y de paz. Un mensaje que llega al corazón de los jóvenes y de todo aquel que con sencillez está dispuesto a abrir su corazón a Cristo y a vivir la alegría del Evangelio.

Miguel Miró OAR
Prior general de la Orden de Agustinos Recoletos

«He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38)

Padre Misericordioso, Tú nos llamas a vivir nuestra vida como un camino de salvación: Ayúdanos a mirar el pasado con gratitud, a asumir el presente con valentía, a construir el futuro con esperanza.

Señor Jesús, amigo y hermano, gracias porque nos miras con amor; haz que escuchemos tu voz, que resuena en el corazón de cada uno con la fuerza y la luz del Espíritu Santo.

Concédenos la gracia de ser Iglesia en salida, anunciando con fe viva y con rostro joven la alegría del evangelio, para trabajar en la construcción de la sociedad más justa y fraterna que soñamos.

Te pedimos por el Papa y los obispos, por los jóvenes y todos los que participarán en la próxima Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, y por quienes se preparan a acogerlos.

Santa María la Antigua, Patrona de Panamá, haz que podamos orar y vivir con tu misma generosidad: «He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38).

Amén.

En la segunda catequesis de la JMJAR, el agustino recoleto Nicolás Vigo animó a los jóvenes a ser líderes en la sociedad para así transmitir el mensaje de Cristo. “¿Cómo debe ser el líder de las JAR? Empático y visionario”

Los más de 350 jóvenes que participan en la JMJAR están llamados a ser líderes, cada uno en sus circunstancias. Es el mensaje que ha dejado el agustino recoleto Nicolás Vigo en la segunda catequesis del encuentro. Durante los cerca de 40 minutos de charla, ha analizado la realidad de los jóvenes de 2019. Los miembros de las JAR tienen la posibilidad de acompañar a esos jóvenes, necesitados de una experiencia de fe.

La justificación del liderazgo del joven cristiano, también enraizado en el Sínodo de los Jóvenes de 2018, está en Jesús: “Nuestro desafío es el liderazgo, Jesús nos pedía ser fermento en la masa”. En el contexto actual, dijo, es necesario que los jóvenes sean líderes “porque vivimos en un mundo de cambios en el que el sentido religioso se pierde”. “Debemos anunciar al Evangelio, evangelizar y llevar la buena noticia, porque tenemos una verdad tan buena y bella que no la podemos callar”.

Analizó Vigo que los jóvenes necesitan ser acompañados. “Los jóvenes necesitan de la presencia de otros; tienen hambre de Dios, necesitan referentes”, dijo. No obstante, algo debe cambiar para que los jóvenes de las JAR sean verdaderos líderes: “Debemos cambiar nuestra forma de comunicar la fe. El mensaje evangélico no debe cambiar, debe cambiar el cómo lo hacemos”.

¿Y cómo debe ser el líder? Nicolás Vigo, agustino recoleto en Perú, dio dos claves a los jóvenes: empatía y visión. “El líder transmite tranquilidad en las situaciones más duras, nunca pierde los papeles; los líderes dan ánimos para trabajar, nos ayudan a soñar”, indicó.

En este sentido, hay trabajo por hacer de forma individual y en las comunidades JAR. Cada uno debe buen cristiano, buena persona, buen estudiante, buen amigo… Desechar la mediocridad de cada vida y vivir con pasión cada instante. En el ámbito comunitario, las JAR deben “acoger, recibir y sanar; que la gente encuentre un oasis de amor en nuestras comunidades”. Y en general, “transmitir el lenguaje de la alegría”.

Nicolás Vigo concluyó la catequesis con un mensaje claro: “Las JAR podrían provocar en el mundo un movimiento de renovación y de un liderazgo cristiano que haga realidad, por fin, el Reino de Dios”.

 
 

La segunda jornada de la JMJAR se centró en la convivencia un paseo por la ciudad de Panamá que concluyó con el festival de las naciones.

La mañana inició con una oración que animó la JAR de Argentina y posteriormente se dedicó a conocer la ciudad de Panamá. En el recorrido del viejo Panamá, los participantes en la JMJAR visitaron la iglesia de San Jos,é conocida tambián como ‘del altar de oro’. Se trata de una iglesia colonial, fundada en 1612 en Panamá Viejo. Fue totalmente quemada en el ataque de los piratas y reconstruida entre 1671 y 1675 en la Nueva Ciudad. Hasta hace cuatro años pertenecía a la Orden de Agustinos Recoletos.

En la tarde los jóvenes se congregaron en la iglesia de San Juan Bautista de la Salle y Santa Mónica, más conocida como la Iglesia de Piedra, de Agustinos Recoletos. La iglesia se convirtió en un centro internacional de jóvenes congregados en torno a la eucaristía, en la que también estuvo presente la delegación diocesana de jóvenes de Cuba. El Prior provincial de la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria, Albeiro Arenas, compartió de forma interactiva con los jóvenes la Palabra de Dios, invitándoles a ser una juventud alegre, apoyándose en aquello que construye y lleva a la cultura del encuentro. “La solución a nuestros problemas no son ni las drogas ni el alcohol; es acudir a quien todo lo puedo. Cuando el caminar por los problemas nos pongan en duda, debemos acudir a Jesús por María”, dijo en su homilía.

En la noche hubo tiempo para la oración y la fraternidad. Se inició con una exposición y renovación de votos ante el Santísimo preparada por la delegación de JAR Brasil, continuando con el Festival de las Naciones. Costa Rica, Honduras, Estados Unidos, Panamá y México compartieron la alegría por medio de cantos y bailes.

El agustino recoleto Ismael Xuruc, misionero en la primera comunidad de Cuba, dirigió la primera catequesis de la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta (JMJAR). Durante su charla hizo un recorrido a su vida religiosa y alentó a los jóvenes a que también fueran misioneros y ayudaran a los religiosos: “Ayúdennos con su vitalidad y su alegría para no alimentar la mediocridad”

La tercera nota distintiva de las Juventudes Agustino Recoleta (JAR) es la acción misionera de los jóvenes. Este punto fue el que trató en profundidad el agustino recoleto Ismael Xuruc, misionero en Cuba, en la primera catequesis de la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta (JMJAR) en Panamá. Los más de 350 jóvenes que participan en el gran encuentro de las JAR recibieron un mensaje claro: ellos también son misioneros, aunque previsiblemente no estén en territorios de misión.

La misión de los jóvenes, dijo Ismael, comienza con sus amigos, especialmente con aquellos que no creen. “Nuestras actividades solo interesan a los que son de nuestro entorno, a los demás no les interesan”, analizó. Llevar a cabo esta misión debe llevar consigo un encuentro con Jesús y un cambio de vida. “La misión -indicó Ismael- es tomarse en serio a Jesús, tomarse en serio la vida, viviéndola con radicalidad, sin mediocridad”. Para ello, las comunidades JAR deben dar ejemplo: “Nuestras actividades deben comunicar nuestra experiencia vital con Jesús; vuelvan con Jesús”. “Una comunidad JAR sin relación viva con Jesús no tiene futuro”, afirmó.

Es Jesús quien debe ser el núcleo de la vida del cristiano, sobre todo del joven. “Es Jesús quien desea iluminar su vida; responder a los interrogantes que tienen que vivir día a día”, dijo. Para ese encuentro con Jesús, Ismael dejó cuatro preguntas a los jóvenes: ¿Qué quiso introducir Jesús en el mundo? ¿Qué buscaba? ¿A qué se dedicó? ¿Dónde está el núcleo de su mensaje? 

 

 
“Vitalidad y alegría de los jóvenes”

Ismael Xuruc insistió mucho en no caer en la mediocridad. “Si lo que hacen en sus parroquias ahora mismo no les convence, salgan de ahí. A Jesús tampoco le gusta que se queden ahí. Él siempre está dispuesto a guiarles en un futuro nuevo para sus vidas y para la Iglesia. Sean generosos y valientes”.

También incluso habló de la mediocridad de los religiosos, de aquellos que están cansados con su labor. “Nos tienen que ayudar con su vitalidad y su alegría para no alimentar la mediocridad”, dijo el agustino recoleto. Las comunidades JAR deben ser “más fraternas” y capaces de cuestionarse “si tienen presente en su comunidad el proyecto de Jesús”.

La misión en Cuba

Sobre la misión en Cuba, que encabezó en febrero de 2018 junto a otros tres religiosos agustinos recoletos, Ismael Xuruc confesó que al comienzo estaba lleno de dudas aunque tenía algo que le convencía: “Me decían que en Cuba había mucha gente que había perdido la fe y tenían sed de Dios; era lo único que no me daba miedo, sino que para mí era un reto”, afirmó. La labor ha sido más compleja, ya que “aquí tocaba empezar de cero, comenzar a entrar en la realidad de muchas personas”.

Asimismo, también hizo un recorrido por su vida religiosa, comentando que hubo momentos en los que no le gustaba su labor. Por ello, a los jóvenes les dio una recomendación: “Si algún día les indican que deben hacer algo que no les gusta, oren a Dios para que les dé fuerzas de servir con todo lo bueno que tienen”.

Concluyó con un último mensaje para que los jóvenes reflexionaran: “En Cuba me he encontrado muchos signos que me dicen que Dios no quiere dejarnos solos, que quiere construir junto a nosotros una vida más humana”.



Por cuarta vez, las Juventudes Agustino Recoletas celebran a las puertas de la JMJ la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta; se trata del gran encuentro de las JAR que reúne a más de 350 jóvenes de 12 nacionalidades distintas. Del 18 al 27 de enero de 2019 tendrá lugar en Panamá

¿Qué es la JMJAR?

La JMJAR responde a las siglas de Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta. Se trata del único encuentro que reúne a las Juventudes Agustino Recoletas (JAR) de todo el mundo. La JMJAR dura aproximadamente siete días. Son días de convivencia, reflexión y formación. Durante estas jornadas, jóvenes de todo el mundo comparten sus experiencias de fe, aprenden más sobre la fe en las catequesis, celebran su carisma en las eucaristías y conocen a jóvenes de otros lugares del planeta. Además de las actividades propias, los jóvenes participan en la Jornada Mundial de la Juventud.

¿Qué son las JAR?

Las JAR son las Juventudes Agustino Recoletas. El movimiento JAR es una organización católica e internacional juvenil, enmarcada dentro de la estructura de la Orden de Agustinos Recoletos, y presente en muchos de los países donde los religiosos desarrollan su labor pastoral. Este movimiento surge por el deseo de los Agustinos Recoletos y la llamada de la Iglesia a compartir el carisma propio con los jóvenes, para ayudarlos de esta forma en su respuesta a la llamada que Dios hace a todo ser humano. Los jóvenes de las JAR se reúnen periódicamente y participan de retiros y convivencias donde refuerzan su fe.

¿Qué relación tiene la JMJAR con la JMJ?

La JMJAR tiene lugar en la antesala de la JMJ. La participación en la JMJAR incluye la participación en la JMJ. Esto se debe a dos motivos: el primero, para que sirva como preparación para la JMJ. Además, originalmente se creyó una oportunidad vincular las dos actividades para aprovechar el impulso de la JMJ y crear unión entre los miembros de las JAR de todo el mundo.

¿Con qué frecuencia se celebra la JMJAR?

Se realiza cada tres años, coincidiendo con la Jornada Mundial de la Juventud.

¿Cómo será la edición de 2019?

La JMJAR 2019 tiene lugar en Panamá, concretamente en el Colegio San Agustín de Costa del Este. Participan más de 350 jóvenes llegados de 12 países: Estados Unidos, México, Costa Rica, República Dominicana, Guatemala, Colombia, Brasil, Venezuela, Argentina, Honduras, Perú y Panamá.

 

El gran encuentro de las JAR contará con la presencia de más de 350 jóvenes. En su programa habrá oraciones, momentos de reflexiones, catequesis, eucaristías y actividades culturales

El colegio San Agustín de Panamá se prepara para recibir dentro de una semana a los más de 350 jóvenes de distintos países que participarán en la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta. Desde el viernes 18 de enero al domingo 23 la JMJAR se extenderá con la participación en la JMJ, así como con múltiples actividades culturales y espirituales para que la presencia en Panamá sea realmente enriquecedora.

Se espera que entre el viernes 18 y el sábado 19 aterricen en Panamá el numeroso grupo de jóvenes de las JAR que disfrutarán en comunidad de las grandes jornadas de la juventud católica así como del encuentro de la JMJAR, que por cuarta ocasión se realizará a las puertas de la JMJ. Para ello, contando con miembros de las JAR de la mayoría de países, el Secretariado de Vocaciones y Juventud ha organizado un extenso programa que incluye actividades de toda índole.

Los días comenzarán con la oración matutina que organizará una JAR de cada país, al estilo y forma que lo suelen hacer en sus lugares. Hasta el miércoles 23, cuando comenzará oficialmente la JMJ, se han organizado tres catequesis que llevarán a cabo los religiosos agustinos recoletos Ismael Xuruc, en la misión de Cuba; Nicolás Vigo, actualmente en Chota (Perú); y Carlos María Domínguez, Vicario provincial de España. Todos ellos tratarán diversos temas relacionados con la fe desde la dimensión juvenil.

Diariamente se celebrará la eucaristía, presidida cada día por distintos religiosos que acompañarán al grupo. Entre ellos, el cardenal agustino recoleto José Luis Lacunza, quien celebrará la eucaristía del lunes 21. También lo harán en distintos días el Prior provincial de la Provincia Nuestra Señora de la Candelaria, Albeiro Arenas; el Secretario general de Vocaciones y Juventud, Juan Pablo Martínez; o el Vicario de la Provincia Santo Tomás de Villanueva en España, Carlos María Domínguez.

Además de momentos para la oración, la reflexión y la formación, la JMJAR contará con actividades culturales. Se celebrará el Festival de las Naciones, en el cada JAR presentará una actuación propia de su país. Asimismo, se celebrarán excursiones culturales por el casco antiguo de la ciudad de Panamá.

Desde el jueves 24, la JMJAR se unirá al programa de actividades de la Jornada Mundial de la Juventud, que congregará a miles de jóvenes en torno al Papa Francisco en el Viacrucis de los jóvenes el viernes 25 y la vigilia de oración el sábado 26. La JMJAR concluirá con la misa de clausura del domingo 26 en el Campo Juan Pablo II junto al Papa Francisco.

 

Su Santidad el Papa Francisco presidirá la XXXIV edición de la Jornada Mundial de la Juventud que se realizará en Panamá del 22 al 27 de enero. Es la tercera JMJ que tendrá lugar en América Latina, después de Buenos Aires 1987 y Río de Janeiro 2013. Por parte de la provincia harán presencia 7 frailes, 23 jóvenes y 1 laico de la CPP quien realizará el cubrimiento periodístico del encuentro para la Orden. Ellos viajarán en dos grupos del 19 al 28 y del 20 al 29 de enero.

 

 

InicioAnterior1234567SiguienteFinal
Página 1 de 7